REUTERS


Saeed Noori, responsable del atropello múltiple que tuvo lugar en diciembre de 2017 en la localidad australiana de Melbourne y se saldó con un muerto y una veintena de heridos, ha sido condenado este jueves a cadena perpetua, según han informado medios locales.

Noori, de 37 años y procedencia afgana, atropelló a un grupo de transeúntes con el coche de su madre cuatro días antes de Navidad en lo que supuso el segundo atropello múltiple registrado en el país a lo largo de 2017.

El Tribunal Supremo del estado de Victoria lo ha condenado a cadena perpetua. Dentro de 30 años podrá estudiarse la posibilidad de ofrecerle el indulto. La corte ha indicado que «un golpe de suerte» que no muriera más gente el día del atropello.

Algunas víctimas han comparado lo sucedido con una película de terror. Noori fue detenido por un agente de Policía que se encontraba en la zona fuera de servicio.

En febrero, James Gargasoulas, conductor del vehículo que arrolló a los viandantes en una céntrica calle de Melbourne en enero de 2017 acabando con la vida de seis personas, fue condenado también a cadena perpetua, según informó la cadena australiana ABC.

El Tribunal Supremo del estado australiano de Victoria había declarado en noviembre culpable de asesinato y conducta imprudente a Gargasoulas, de 28 años.

El acusado aceleró con su vehículo hacia el centro comercial de Bourke Street en enero de 2017, cuando acabó con la vida de seis personas e hirió a otras 27. Entre las víctimas mortales había un bebé y una niña de 10 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.