Mariano Rajoy
EP


El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha defendido de forma rotunda durante su declaración como testigo en el Tribunal Supremo que siempre dejó claro en sus conversaciones con la Generalitat de Cataluña -incluidos sus seis encuentros con el expresident Artur Mas y en dos ocasiones con Carles Puigdmont- que en ningún caso negociaría sobre un referéndum de independencia. El Govern «siempre fue consciente» de que «en ningún caso iba a liquidar la soberanía nacional saltándose la Constitución», ha afirmado.

Se trataba de la segunda ocasión en la que Mariano Rajoy se veía en la tesitura de sentarse en una mesa destinada a testigos ante un tribunal. Ya lo hizo el 26 de julio de 2007 ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que juzgó la primera etapa de actividad de la trama ‘Gürtel’-, si bien en dicha ocasión fue ejerciendo como presidente y este miércoles ya fuera del cargo.

Su declaración, que ha sobrepasado una hora de duración, ha contado con la atenta vigilancia del presidente del tribunal, Manuel Marchena, que ha evitado que se le requiriera sobre juicios de valor y ha llegado a reprochar a las defensas que le trataran de someter a un «examen jurídico».

Con traje oscuro y una sobria corbata del mismo tono, salpicada de figuras geométricas blancas, el último jefe del Ejecutivo se ha enfrentado primero a las preguntas del abogado de la acusación popular ejercida por Vox, Javier Ortega Smith, que es además secretario general de este partido, al fiscal Fidel Cadena, a la abogada del Estado Rosa María Seonane y a un total de cinco abogados defensores personados en la causa por rebelión.

«Soy Mariano Rajoy Brey, tengo 63 años y soy registrador de la propiedad casado» ha manifestado antes de comenzar a ser interrogado por Ortega Smith, ante quien ha insistido que «sobre el referéndum nunca hubo nada de qué hablar».

En distinto momentos de su declaración ha incidido en esa idea inicial subrayando que «ningún presidente del Gobierno de una democracia moderna como es España puede aceptar que alguien pretenda liquidar la legalidad vigente», un hecho que Rajoy sitúa en la aprobación de las denominadas leyes de desconexión –ley de transitoriedad y ley de referéndum– que el Parlament aprobó el 6 y 7 de septiembre de 2017.

En su opinión, este fue un hecho «lamentable», pues se «liquidó la legalidad vigente» y ante eso «ningún presidente puede mirar para otro lado». Y entre las medidas adoptadas, Rajoy ha explicado la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

OPTÓ POR EL 155 PARA NO AFECTAR DERECHOS

A la pregunta de si el Gobierno se planteó, aparte del 155, la aplicación del artículo 116 de la Constitución que regula los estados de alarma, excepción y sitio, el expresidente ha explicado que siempre pensó que el primero era «mucho más operativo» y también «más justo», porque el segundo afecta a derechos fundamentales de las personas.

«Se trataba de cesar a un gobierno. Era una cuestión de respetar derechos individuales de las personas y, entre esto y cesar un gobierno, preferí tomar la decisión que tomé», ha remarcado.

Pero además de las decisiones políticas del Govern que llevaron a plantear al Senado la aplicación del 155, Rajoy ha resaltado que otro motivo que le llevó a tomar la decisión fue el clima de violencia en Cataluña.

Cuando ha sido preguntado por este asunto, ha dicho que tuvo conocimiento de esta «situación de excepcionalidad» porque también lo recogían así los medios de comunicación y fue «una de las razones» por las que empezó a buscar los apoyos necesarios.

Sobre el referéndum independentista del 1-O, el exjefe del Ejecutivo ha afirmado que él no considera que fuera un referéndum como tal, sino que sólo «se intentó». Es más, ha recordado que la Junta Electoral Central acreditó tres días después de estos hechos que «no hubo ningún referéndum».

LA MALVERSACIÓN

Otra parte del interrogatorio se ha centrado en el posible delito de malversación imputado a los exmiembros del Govern encausados, y en este punto el expresidente ha admitido que cabe la «posibilidad» de que la Generalitat engañara u ocultara al Gobierno que podía estar desviando dinero público para la financiación del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

«Una posibilidad es que se hubiera engañado u ocultado algunas partidas, pero esto le corresponde ya a los tribunales», ha manifestado Rajoy. Lo ha hecho en respuesta a preguntas del abogado del exconsejero Josep Rull, el exdiputado Francesc Homs, que ha protagonizado un intercambio muy bronco de preguntas con el testigo, mereciendo continuas intervenciones del juez Marchena para evitar preguntas de carácter valorativos.

El letrado había consultado a Rajoy sobre unas palabras que pronunció en el Congreso de los Diputados en las que afirmó que el referéndum no costó ni un euro al erario público. Para contestar, el testigo ha querido hacer primero una introducción del contexto durante el ‘procés’, recordando que el Ejecutivo tomó «algunas decisiones para el control de las cuentas de la Generalitat», a cuyo interventor se ordenó que comunicara «todos los gastos que se hacían» desde Cataluña.

SE DIO PARTE 9 VECES AL FISCAL SOBRE GASTOS

Y así, a medida que el Ministerio de Hacienda iba recibiendo la documentación, y cuando se percataba de que ese dinero gastado podía ser usado para financiar el referéndum, se «daba parte» a la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía del Tribunal de Cuentas, algo que, según ha revelado, hizo hasta en «en nueve ocasiones».

Ha sido en ese momento cuando el exjefe del Ejecutivo ha revelado que también cabe la «posibilidad de que se hubiera engañado u ocultado algunas partidas», pero ha subrayado que esta investigación «le corresponde ya a los tribunales».

«¿Considera que se podría haber pagado lo que se escapara a la intervención?», ha preguntado entonces el abogado. «Considero lo que le he dicho. No se puede descartar, pero está fuera de mi competencia», ha insistido el expresidente.

Entonces, Homs ha querido saber por qué dijo en el Congreso que el 1-O no supuso ningún gasto para el dinero público, haciendo constar además que lo afirmó en febrero de 2018, meses después de la celebración del referéndum.

«Se estaba produciendo un control de las cuentas; yo no podía preveer que alguien se saltara eso o no era conocedor de las nueve ocasiones que la Secretaría de Estado informó», ha concluido.

IMAGENES 1-O: RESPONSABILIDAD DE LOS INDEPENDENTISTAS

Otro de los asuntos que han protagonizado más intervenciones del presidente del tribunal ha sido a los intentos de las diferentes defensas por lograr una valoración por parte del expresidente sobre la actuación policial durante el 1-O.

En este punto, Rajoy ha responsabilizado a los líderes independentistas que promovieron el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 de las lesiones que sufrieron ciudadanos y funcionarios de las fuerzas y cuerpos de seguridad en aquella jornada, durante su declaración como testigo en el juicio que se celebra en el Tribunal Supremo contra 12 de los líderes del ‘procés’.

«Yo lamento muchísimo estas imágenes, no me gustan ni estas ni otras y por eso creo que la obligación que tenemos los dirigentes políticos es trabajar para que no se den las condiciones para que se den estas imágenes». Insistió en que si se hubiese cumplido la ley no se habrían producido estas imágenes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.