Más de 300 afectados y 11 detenidos en la macroestafa inmobiliaria destapada en Baleares


La Guardia Civil, en colaboración con la Policía de Colombia, ha detenido a once personas -e investigado a otras dos- como integrantes de una organización dedicada a la estafa en la  adquisición de viviendas y en las que hay más de 300 personas estafadas.

A los detenidos se les imputan los delitos de estafa, blanqueo de capitales, falsedad documental, usurpación de estado civil y alzamiento de bienes.

En la operación, denominada “Lloriguera” y desarrollada en Mallorca, Barcelona y Tarragona se han bloqueado un total de 98 cuentas bancarias, 38 propiedades inmobiliarias y varias páginas web y dominios de correo electrónicos que utilizaban para comunicarse y que se encuentran vinculados con los hechos investigados. Se ha constatado, igualmente, que el importe total defraudado podría alcanzar los 5 millones de euros ya que vendrían actuando desde el año 2015.

La investigación se inició el año pasado a raíz de varias denuncias presentadas por diversas personas que aseguraban haber sido estafadas en la compra de inmuebles ya que habían realizado transferencias bancarias de importantes cantidades de dinero para suscribirse a los contratos de reserva-adquisición de la vivienda y que, transcurrido el tiempo, las obras no se habían iniciado.

Las investigaciones permitieron constatar a los agentes que existía un complejo entramado empresarial que prevaliéndose de una publicidad engañosa y perfiles profesionales organizados para tratar de dar una apariencia de legalidad en sus actuaciones ilícitas, se estaban dedicando a suscribir contratos de reserva y compraventas de inmobiliarios de promociones inexistentes.

Fruto de las investigaciones, la Guardia Civil procedió el pasado mes de agosto a la detención de 10 personas. A partir de ese momento, los agentes realizaron gestiones para determinar el paradero del líder de la organización ya que se había fugado pudiendo constatar que se encontraba en Colombia.

Tras varios meses de investigación desarrollada a través de la Dirección de Investigación Criminal –Interpol de la Policía de Colombia se pudo determinar con exactitud el paradero del fugado y proceder a su detención el pasado 5 de febrero (hora española) en una operación coordinada entre la Guardia Civil y la policía de Colombia.

MODUS OPERANDI

La actividad delictiva venía desarrollándose desde el año 2015 y habría consistido en la generación de 17 promociones ficticias. Los afectados por la compra de los supuestos inmuebles realizaban transferencias de importantes cantidades de dinero para suscribir las distintas modalidades de contratos -y como señal de los mismos- a cuentas bancarias de la organización delictiva.

Una vez realizada las transferencias, los integrantes exigían en ocasiones más dinero para continuar con las supuestas obras y hacer frente a tramitaciones no contempladas al inicio en el contrato suscrito, u otras argumentaciones.

Los agentes pudieron constatar que los autores del grupo, en la mayoría de las supuestas construcciones, no tenía ni tan siquiera la licencia concedida ya que no eran propietarios de los terrenos donde se iban a construir las viviendas, careciendo por lo tanto de las preceptivas licencias o proyectos para tal fin.

La  complejidad del entramado societario vinculado a la estructura delictiva hizo que se tuvieran que estudiar e investigar más de 350.000 movimientos bancarios.

Asimismo, se ha constatado que la organización habría tratado de ampliar su actividad al ámbito internacional, amparándose en nuevos negocios delictivos relacionados con el sector inmobiliario, utilizando paraísos fiscales para tal fin.

Cabe destacar, el alto nivel de vida que llevaban los implicados gracias a los ingresos económicos que generaban y que les servía como coartada a la hora de generar falsa seguridad ante posibles víctimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.