Mariano Rajoy
EP


La comisión de investigación del Congreso sobre la financiación ilegal del PP ha decidido este miércoles finalizar sus trabajos sin llegar a recabar el testimonio del expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy, según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

Los grupos parlamentarios que estaban en la oposición cuando arrancaron las pesquisas en mayo de 2017 acordaron que el entonces jefe del Ejecutivo fuera el último en comparecer ante los comisionados, pero finalmente ese compromiso no se ha ejecutado.

En la reunión que han mantenido los miembros de la Mesa y los portavoces de la comisión, ha triunfado la posición de no celebrar más comparecencias para ponerse ya a redactar las conclusiones de la investigación, que deberán estar aprobadas antes del 11 marzo, cuando finaliza el plazo para que concluyan sus trabajos.

A favor del cierre de la comisión se han pronunciado el PP y el PSOE, mientras que Unidos Podemos y Ciudadanos se han manifestado en contra. En esa situación de empate, el voto decisivo estaba en manos del presidente, el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, socio electoral del PSOE, que ha también ha apoyado poner fin a los trabajos.

Y TAMPOCO FLORENTINO PÉREZ Y COSIDÓ

La decisión ha irritado a Unidos Podemos, Ciudadanos y EH Bildu, que han exigido infructuosamente que se cumpliera el acuerdo de que Rajoy fuera el último en someterse al interrogatorio de los comisionados. Desde la formación naranja sospechan que el acuerdo entre los dos grandes partidos para no llamar a Rajoy puede tener como contrapartida que el PP no cite a Sánchez para hablar de su tesis en el Senado.

Asimismo, el grupo confederal ha pedido que se citara al presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez, y al portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosido, dos comparecencias que también estaban pactadas pero que ya no se celebrarán.

Concretamente, PSOE y Ciudadanos apoyaron el pasado 15 de noviembre llamar a Pérez, cuya empresa aparece como una de las donantes del partido en la documentación entregada a la Justicia por el extesorero Luis Bárcenas. Unidos Podemos quería citar también al presidente de Mercadona, pero esa petición no contó con el apoyo de Ciudadanos. Después, el grupo confederal volvió a intentar que concretar la citación a Pérez, pero el PSOE ya se descolgó entonces.

LA OPERACIÓN KITCHEN, SIN INVESTIGAR

Asimismo, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos llegaron a poner fecha para que la comisión llamara en diciembre a los implicados en la ‘operación Kitchen’ supuestamente organizada desde el Ministerio del Interior, con la colaboración del excomisario José Manuel Villarejo, para robar a Bárcenas documentos que implicarían a dirigentes del PP en la financiación ilegal.

Para diciembre se habían programado las comparecencias de Cosidó –que cuando se produjo el supuesto robo era director de la Policía–, del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de Sergio Ramos, chófer del extesorero, y el empresario Ignacio López del Hierro, marido de la ex ‘número dos’ del PP, María Dolores de Cospedal.

«El poder de las cloacas ha determinado la política de pactos de los grandes partidos, que se alían y se unen cuando les conviene. El PSOE ha preferido mirar hacia otro lado y contribuir a que la impunidad de los corruptos prevalezca», ha denunciado el representante de EH Bildu en la comisión, Oskar Matute.

Ahora, una vez que la mayoría de la comisión de investigación ha acordado su cierre, el siguiente paso es redactar unas conclusiones que la comisión debe aprobar a más tardar el 11 de marzo. Los grupos han quedado en reunirse dentro de dos semanas, el 26 de febrero, para estudiar los borradores de conclusiones.

TODO A EXPENSAS DE UNA EVENTUAL DISOLUCIÓN

Según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias, el PSOE ha intentando que se fijara ya, también para la última semana de este mes, la fecha de la comisión para aprobar las conclusiones, pero PP y Ciudadanos se han opuesto.

Así, la Mesa y los portavoces se reunirán el 26 y ese día se fijará la fecha de la comisión. A esa reunión los grupos pueden llevar textos individuales o bien uno ya consensuado entre varias formaciones. Después se convocará la comisión para votar todos ellos y la operación deberá repetirse después en el Pleno.

La primera sesión plenaria de marzo está prevista para el día 12, siempre que las Cámaras no se hayan disuelto antes por una convocatoria de elecciones generales adelantadas. De cuajar la fecha del 28 de abril para esos comicios, el Congreso tendría que disolverse el 5 de marzo y también el Senado, donde está previsto que el 1 de marzo comience a trabajar la comisión de investigación sobre la tesis del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.