inundaciones cantabria
EP


Un total de 61 ayuntamientos, la mayoría de los ubicados en las zonas de ribera de los ríos de la comunidad autónoma, han resultado afectados por las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias caídas en las últimas horas, que han generado una situación “muy complicada”, sobre todo en las cuencas del Saja -Besaya y puntos como Molleda, Val de San Vicente, Reocín, entre otros.

Así lo ha avanzado este jueves en una rueda de prensa en la sede del 112 el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que ha estado acompañado por el director general de Protección Civil, Luis Sañudo; y los consejeros de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, y de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón.

En total, han sido evacuados 77 vecinos de cuatro localidades afectadas –44 en Mazcuerras, 30 en Santa Olalla (Molledo), dos en Las Fraguas (Los Corrales) y una en La Molina (Camaleño)– pero, por el momento, no ha sido preciso habilitar ningún albergue o zona para alojarlos, ya que han sido acogidos en casas de vecinos o familiares.

En este sentido, Revilla ha explicado que ha habido algunos “problemas” para sacar a algunas personas mayores que se negaban a dejar sus casas y subirse a bordo de las zodiac.

El presidente, que ha anulado su asistencia a Fitur para seguir desde Cantabria la evolución de las inundaciones, ha avanzado que desde esta tarde hasta la noche se espera la llegada, en dos bloques, de más de 200 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Con ellos, y con los medios de la comunidad autónoma y ayuntamientos, se prevé que desde mañana haya un millar de efectivos de emergencias trabajando en las zonas inundadas. Además, hay un tercer bloque de efectivos que se encuentran en Zaragoza y que podrían ser movilizados en caso de necesidad.

A lo largo de la jornada se han registrado desbordamientos de ríos en que han causado importantes acumulaciones de agua en distintos puntos de la red viaria y núcleos poblacionales; inundaciones en garajes, locales, sótanos, cuadras y fincas; y argayos y desprendimientos que también han creado problemas en las carreteras.

Revilla ha apuntado que es la primera vez que la comunidad vive una situación “tan generalizada”, que ha afectado “a tantos sitios y a tantas cuencas” de manera simultánea y que “cambia constantemente”.

El presidente se ha felicitado de que, a pesar de que la situación es “terrible” y “va a costar recuperarse de lo ocurrido”, no ha habido víctimas ni se prevé que las vaya a haber y ha explicado que se está preparando un estudio para solicitar la Declaración de Zona Catastrófica en Cantabria, ya que la situación es “de libro”.

CUENCAS MÁS AFECTADAS

Las cuencas que más preocupan son las del Saja y el Besaya, aunque están afectadas todas las zonas fluviales, con especial atención a la resistencia de dos puentes ubicados en Los Tojos y Viaña, que en caso de colapso dejaría a ambas poblaciones aisladas.

Ontoria y Vernejo, en Cabezón de la Sal, se encuentran, asimismo, rodeadas de agua, con las vías de acceso inundadas no aptas para la circulación de turismos. Villanueva de la Peña, Mazcuerras, y Los Corrales de Buelna presentan también elevados niveles de agua, aunque no necesitan, por el momento de nuevas evacuaciones. En la misma situación se encuentra Unquera, Molleda y Reocín, localidades en la que preocupa la pleamar que tendrá lugar a las 19.10 horas.

Por número de incidencias también son dichas cuencas las que más intervenciones tienen activas en estos momentos, 111 en total. La zona de Los Corrales concentra 69, el área de Torrelavega 27, Mazcuerras 15, Reinosa y su área de influencia 18, Unquera 5 y la zona del Asón 15.

Desde la activación de los fenómenos meteorológicos adversos, el día 21, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 ha recibido un total de 1.116 llamadas, que han derivado en la gestión de 551 incidencias.

CARRETERAS

Respecto a la red viaria se encuentran cerradas por argayos o inundaciones la CA-321 que une Oruña y Vioño, entre los kilómetros 2 y 4,5; la CA-271, de Arenas de Iguña a San Vicente de Toranzo, entre los kilómetros 12 y 16; la CA-306, entre Las Presas y Escobedo, en el kilómetro 9; la CA-182, entre Cabuérniga y Puentenansa, hasta el kilómetro 11; la CA-804, que une Las Fraguas y Brenes, hasta el kilómetro 4; la CA-731, entre Requejo y Bolmir, del kilómetro 3 al 5; y la CA-272 que une Pozazal y Polientes, en el kilómetro 1.

Desde el inicio, se han registrado en carreteras nacionales y autovías 52 incidentes relacionados con agua, 131 referidos a argayos y otro tipo de incidencias. En las autonómicas, 147 por agua y 184 por argayos y otras situaciones.

Tal y como ha explicado el consejero de Obras Públicas, su departamento está actuando de forma inmediata en casi todos los casos para evitar situaciones de aislamiento y garantizar la seguridad. En este sentido, ha señalado el trabajo que habrá de llevarse a cabo en retirada de argayos, refuerzo de muros, reconstrucción de taludes, firmes y puentes.

ALUMNOS INCOMUNICADOS EN CABUÉRNIGA

Una de las incidencias pendientes de resolver es la del medio centenar de alumnos del colegio de Educación Infantil y Primaria Manuel Llano de Cabuérniga que permanecían incomunicados en el colegio por un corrimiento de tierras.

Mazón ha explicado que se están estudiando algunas alternativas para sacar a los pequeños del colegio y se está barajando la posibilidad de buscar una zona para que puedan ir andando hasta un lugar donde les pueda ya recoger un vehículo.

El director general de Protección Civil, por su parte, ha resaltado el “gran esfuerzo” realizado por los profesionales de su departamento y de los ayuntamientos, voluntarios, Guardia Civil, 061 o Cruz Roja. En el mismo sentido, el presidente de Cantabria y el consejero de Presidencia han elogiado la “respuesta, organización y coordinación” de los efectivos que intervienen.

Para atender todas las situaciones, están trabajando en las emergencias 65 personas del 112 y Protección Civil, 60 efectivos de Medio Natural, otros 60 agentes de la Guardia Civil, 9 Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil, 30 miembros de Cruz Roja, 10 del 061 y Policía Local de 14 ayuntamientos.

Para gestionar las incidencias y realizar una valoración continua de la situación, que ha provocado la activación del nivel 2 del INUNCANT y la petición de apoyo de la UME por parte del Gobierno, se ha constituido en el 112 el Centro de Coordinación Operativa (CECOP), en el que se reúnen, bajo la dirección del consejero de Presidencia, efectivos de esta entidad, de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, del 061, de Delegación del Gobierno, la UME, y la Guardia Civil.

Se ha creado, también, dos Puestos de Mando Avanzado (PMA) ubicados en Los Corrales de Buelna y en el área de influencia del Deva, y se han nombrado a coordinadores de zona en las cuencas del Saja, Pas-Pisueña y Asón, para valorar la situación en el lugar y coordinar medios.

Hay establecidos, además, dos Centros de Recepción de Víctimas en Hinojedo y Los Corrales de Buelna, atendidos por personal de Cruz Roja, que hasta el momento no han sido requeridos, dado que las personas evacuadas se han realojado con familiares y allegados.

Según la Confederación Hidrográfica del Cantábrico en el Besaya están en nivel máximo de alerta las estaciones de medición de Arenas de Iguña y Puente de Torres, en el Saja la de Puente San Miguel, en el Pas la de Carandía, y en el Asón la de Ramales.

Los avisos meteorológicos han finalizado a las 15 horas con la desactivación del nivel amarillo por lluvias en el centro y valle de Villaverde, aunque la previsión es que continúen con menor intensidad y la situación evolucione a mejor, fundamentalmente después de las 19.10 horas, momento en el que comenzará a bajar la marea.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.