Pedro Sánchez
Parlamento Europeo


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha descrito este miércoles el acuerdo de gobierno en Andalucía como «una involución» y un cuestionamiento de derechos ya consolidados y ha lamentado que en él «se ha cruzado una frontera que existe en Europa, que no se puede pactar con la ultraderecha».

Así lo ha afirmado en respuesta a las preguntas de los portavoces de los grupos parlamentarios en el pleno del Parlamento Europeo, reunido en Estrasburgo, coincidiendo con la sesión de investidura del nuevo presidente andaluz, Juanma Moreno, gracias a un acuerdo con Ciudadanos y con Vox.

Para Sánchez, «lo que ha pasado en Andalucía entre el PP, el grupo liberal y los hermanos del Frente Nacional es una involución, un cuestionamiento de derechos y de consensos asumidos y consolidados estos años como la igualdad de género o la lucha contra la violencia de género».

La mención a Andalucía se ha ‘colado’ en un discurso en el que Sánchez ha apostado por la igualdad y los derechos sociales como recetas para frenar a los partidos ultraderechistas y eurófobos. Según ha dicho, a la hora de buscar «una formulación de gobernabilidad que dé estabilidad» a él le gusta más el «ejemplo sueco», donde los partidos se han unido para frenar a la extrema derecha, que el de Andalucía.

«Si somos europeos, no nos apoyemos en fuerzas antieuropeas para gobernar», ha dicho, después, en rueda de prensa junto al presidente del Parlamento Europeo, el ‘popular’ italiano Antonio Tajani.

NO CUESTIONA LA LEGITIMIDAD DE MORENO

Eso sí, en esa misma rueda de prensa ha dejado claro que no cuestiona la legitimidad de Moreno como presidente de la Junta y que desea la «máxima cooperación» con la Junta en beneficio de la mayoría social en Andalucía.

Con todo, ha insistido en que el Gobierno de España está claramente posicionado a favor de la igualdad de género y contra la violencia de género, y que en este ámbito hay pactos de Estado y leyes estatales y autonómicas. En pro de la igualdad, ha remachado, el Ejecutivo cooperará con todas las administraciones «independientemente de su color político».

LA ULTRADERECHA CONDICIONA LA AGENDA

Sánchez ha dicho en varias ocasiones, que lo que más le preocupa no es tanto que» la ultraderecha tenga más o menos diputados en una cámara territorial determinada, sino que condicione la agenda política y el discurso y las posiciones políticas del centro derecha».

«A mí me gustaría que ese centro derecha volviera a la moderación, a la sensatez y que no se dejara embaucar y condicionar por esos discursos ultraderechistas», ha dicho el jefe del Ejecutivo. A su juicio la ultraderecha está «marcando la agenda» en la derecha moderada en asuntos como la inmigración y también en usar los agravios territoriales como «ariete» de oposición.

El jefe del Ejecutivo español ha transmitido al mismo mensaje al presidente del Grupo del PPE –y candidato ‘popular’ en las europeas–, Manfred Weber, mientras éste le ha afeado que lance advertencias contra los extremismos mientras él ha llegado al Gobierno con apoyo de «la extrema izquierda» y los partidos independentistas.

EN VENEZUELA «SÍ QUE HAY PRESOS POLÍTICOS»

En el último turno de preguntas en el Pleno, Sánchez ha recibido las críticas de varios eurodiputados ‘populares’ –Carlos Iturgaiz, José Ignacio Salafranca y Antonio López Istúriz– por no impulsar sanciones contra Venezuela y no haberse reunido con los disidentes cubanos en su viaje a La Habana.

Sánchez les ha respondido que el Gobierno de España no reconoció la legitimidad de las últimas elecciones y, por tanto, al «régimen de (Nicolás) Maduro» y como consecuencia de ello no estuvo presente en su toma de posesión.

También ha señalado que el Gobierno español ha pedido varias veces la liberación de los presos políticos –«ahí sí que hay presos políticos», ha dicho– y ha logrado que alguno viaje a España. Ese fue el caso de Lorent Saleh, «un chaval joven», ha apuntado, precisando que tuvo ocasión de reunirse con él.

Con todo, ha insistido en que la posición de España es alentar la creación de un grupo de países –europeos y del Grupo de Lima– para facilitar el diálogo. Además, ha señalado que el Gobierno español ha pedido varias veces en Bruselas que se desbloqueen fondos para ayudar a los países que están acogiendo a quienes emigran desde Venezuela, especialmente a Colombia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.