Karolina Pliskova
Hamish Blair/AAP/dpa


La tenista checa Karolina Pliskova firmó una remontada épica ante la estadounidense Serena Williams para imponerse este miércoles por 6-4, 4-6 y 7-5 en los cuartos de final del Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’, y citarse por un puesto en la final con una arrolladora Naomi Osaka, que no dio opciones a la ucraniana Elina Svitolina (6-4, 6-1).

La Rod Laver Arena fue testigo de un gran partido entre Pliskova, verdugo de la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, y Serena Williams, que tendrá que aplazar hasta París su intento de ganar su vigesimocuarto ‘grande’, aunque parecía tener el partido controlado después de haber perdido la primera manga.

La checa comenzó muy fuerte con el servicio y no le dejó a la americana ni una sola bola de set, que no pudo recuperar de este modo la rotura encajada al inicio del encuentro. La séptima favorita ofrecía un gran nivel y un nuevo ‘break’ en el quinto juego de la segunda manga le hizo acercarse a unas semifinales que de repente se alejaron de forma casi fatal.

La heptacampeona en Melbourne Park reaccionó de forma furibunda para recuperar la desventaja y romper por segunda ocasión para llevar el duelo a un tercer y definitivo set donde se puso con un demoledor 5-1. Pliskova arriesgó entonces y firmó una remontada casi impensable minutos antes, salvando además cuatro bolas de partido por el camino, y con torcedura de tobillo incluida de su rival, que en la rueda de prensa quitó importancia a ese percance dando todo el mérito a la centroeuropea.

Pliskova, que cuenta con Conchita Martínez en su ‘box’, sigue de este modo en la carrera por el número uno en la que parte con ventaja la japonesa Naomi Osaka, primera de su país desde 1994 (Kimiko Date) en alcanzar la penúltima ronda del primer ‘grande’ del año, después de deshacerse con autoridad de Elina Svitolina por 6-1, 6-4.

La campeona del US Open está cerca de hacer historia en el tenis japonés, que nunca ha tenido a un número uno del mundo en este deporte masculino ni femenino, pero se lo jugará con las checas Petra Kvitova y Karolina Pliskova, que aún tienen opciones.

La asiática, cuarta cabeza de serie, estuvo impecable en su partido de cuartos ante una Svitolina, desarbolada por los 31 golpes ganadores de su rival y que perdió sus tres últimos servicios del primer set para entregarlo a una Osaka que a partir de ahí arrolló.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.