El recibo medio de electricidad se ha encarecido en este mes de enero un 5,68% con respecto al primer mes del año pasado, según datos recogidos por Europa Press a partir del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En concreto, la factura media para un consumidor doméstico ha ascendido a 73,64 euros en enero, frente a los 69,68 euros de hace un año. De este importe, 14,88 euros corresponden al término fijo, 43,02 euros al consumo, 2,96 euros al impuesto de electricidad y 12,78 euros al IVA.

Este recibo de la luz corresponde a un consumidor medio con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh), propia de una familia con dos hijos.

Con respecto al pasado mes de diciembre, el recibo se ha mantenido estable, con una ligera caída del 0,5% frente a los 74,03 euros en que se situó en el último mes de 2018.

Así, en términos mensuales, en enero se vuelve a recuperar la tendencia a la baja, que se vio cortada en diciembre y que se había iniciado en los meses de octubre y noviembre, poniendo así fin a la espiral alcista en que se estaba inmerso en el recibo de la luz desde mayo.

En octubre, el Ministerio para la Transición Ecológica aprobó una batería de medidas para contener esta subida en los precios de la luz, entre ellas la suspensión temporal del impuesto del 7% a la generación eléctrica, aprobado en 2012 por el anterior Ejecutivo del PP, y una exención del ‘céntimo verde’ para el uso del gas para producir electricidad.

UN ‘POOL’ UN 24% MÁS CARO.

Este encarecimiento frente a hace un año en el recibo está motivado principalmente por la subida registrada en el precio medio del mercado eléctrico español, que ha cerrado enero en los 62 euros por megavatio hora (MWh), un 24% más que hace un año.

Con respecto al pasado mes de diciembre, el precio del ‘pool’ se mantiene prácticamente estable, cuando cerró en los 61,8 euros en el último mes del año pasado.

Esta diferencia de precios en el mercado mayorista de la electricidad de un año para otro esta motivada, principalmente, por el impacto del encarecimiento de los derechos de emisión de CO2, que se disparó desde mayo y que, a pesar del aumento de la producción de las renovables en meses como este enero, especialmente en las últimas semanas, no ha permitido abaratar sensiblemente el precio.

PESO DEL ‘POOL’ EN EL RECIBO DE LA LUZ.

El precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad. El mercado mayorista funciona de forma marginalista, de modo que las tecnologías entran por orden de coste y la última de ellas en participar, la más cara, marca el precio para el conjunto.

El Gobierno ha congelado para este 2019, por quinto año consecutivo, los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados.

1 Comentario

  1. Podríais investigar el saqueo sin escrúpulos que está haciendo el ayuntamiento de Palma revisando el IBI de los ciudadanos con razón o sin ella pero dando sablazos descomunales que muchos no pueden afrontar. Lo miran retroactivamente que yo sepa desde 1995 o 2000, buscan lo más mínimo para subírtelo y tantos años de su falta de actualización,culpa de ellos…, te lo envían ahora. Son unos sinverguenzas.conozco un abuelo de 93 años que le han metido 1400€ de sopetón y ya me dirán cómo se lo va a pagar a estos saqueadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.