El acusado de abusar sexualmente de su hijastra cuando ella tenía 12 años de edad ha negado los hechos, que habrían ocurrido unas diez veces a partir del verano de 2011 en Mallorca, y ha explicado que cree que ella se inventó las acusaciones para poder marcharse a vivir con su padre ya que la relación con la madre no era buena.

El procesado se ha expresado así este martes durante el juicio por este caso ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares. La Fiscalía, por su lado, le pide nueve años de cárcel por un delito de abusos sexuales continuados.

En su declaración, el procesado ha explicado también que meses antes de la denuncia la niña empezó a comportarse de manera extraña. «Venía corriendo y me daba abrazos, empezó a sentarse encima de mí o le quitaba el sitio del sofá a su madre». Cree que esto empezó después de que la niña viera la película ‘Lolita’. La víctima, que en la actualidad tiene 20 años, ha asegurado que no ha visto esta película.

Durante su declaración ante el juzgado, la joven ha señalado que, al principio, ella y su padrastro tenían una «buena relación» y que no lo veía como a un padre. «Era la pareja de mi madre y un amigo», ha dicho.

Según el Ministerio Fiscal, la primera vez, el acusado la manoseó por encima del bañador mientras estaban en la playa. Semanas después, ya en el domicilio familiar, el fiscal sostiene que el acusado, con la excusa de darle masajes, se encerró con llave en la habitación de la víctima donde le introdujo los dedos en la vagina y la masturbó.

Sobre esto, la niña ha dicho que ocurrió unas «diez o 12 veces». Ha detallado también que en una ocasión le chupó los genitales y que también intentó penetrarla pero que no llegó a hacerlo porque ella se apartó. «Todo pasaba cuando mi madre se dormía», ha dicho.

De esta manera, ha contado que ella no se resistía porque le tenía «miedo» ya que el acusado practica artes marciales y alguna vez le había visto ser agresivo.

Así, ha manifestado que no había contado los hechos a nadie porque no tenía «confianza» suficiente pero, tras los últimos hechos y después de una discusión familiar, decidió contárselo a su padre.

La Fiscalía señala también que, como consecuencia, la perjudicada sufrió un estado de «gran paralización y aturdimiento lo que le impidió adoptar una actitud defensiva y de rechazo». La niña ha sufrido «un muy grave trastorno anímico y emocional», sostiene también la fiscal.

«CREO QUE NO TIENE IDEA DE LO QUE ESTÁ HACIENDO»

Por su parte, la madre de la víctima, actual pareja del acusado, cree que la joven se ha inventado las acusaciones. «Creo que no tiene idea de lo que está haciendo», ha llegado a decir.

De esta manera, también ha dicho que la víctima «es de decir mentiras» y ha explicado un episodio por el que la niña tuvo que ir al psicólogo ya que decía que «veía payasos». Sobre esto, la niña ha señalado que no estaba «bien psicológicamente», que sí veía a los payasos y que «quería llamar la atención».

Respecto a los masajes, la madre ha dicho que su pareja se los daba delante de ella, tanto a su hijo como a la víctima, si venían cargados después de hacer deporte y se lo pedían. Además, ha dicho que no vio raro que la niña se encerrara con llave con el acusado en su habitación para, por ejemplo, jugar a la consola porque ella era de las «que entran sin avisar» y la relación con su hija no era buena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.