El pleno del Parlament ha aprobado este martes de forma definitiva la Ley autonómica de Residuos y Suelos Contaminados, que entre otras medidas restringirá los plásticos de un solo uso en Baleares y prohibirá la venta y distribución de productos como cápsulas de café desechables y maquinillas de afeitar no recargables.

Durante el debate del Proyecto de Ley, el conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, ha remarcado que «el residuo que no se genera es el mejor». «Todos, cada día, producimos residuos. ¿Era necesario generarlos? Ésta es la pregunta clave de esta ley», así ha resumido el conseller el espíritu del texto legal.

En su intervención, Vidal ha repasado las principales medidas en la Ley, destacando la importancia, entre otras cuestiones, de evitar el desperdicio alimentario y separar los residuos en origen. Además, ha resaltado que «antes de ser aprobada» la norma, «el sector económico ya se está adaptando».

En el debate en el pleno se han rechazado todas las enmiendas mantenidas por los grupos parlamentarios, un total de 71 (26 del PP, 21 de Cs, 14 de Podemos y diez del PI). El articulado de la Ley ha salido adelante con el apoyo mayoritario de las fuerzas de izquierda, mientras que el PP ha votado en contra de gran parte de los artículos.

BOLSAS DE PLÁSTICO LIGERAS, PROHIBIDAS DESDE 2021

En virtud del texto aprobado, a partir de 2021, no se podrán comercializar bolsas de plástico de un solo uso en Baleares y sólo se permitirán compostables en establecimientos de venta a granel; las anillas de latas y botellas de bebidas sólo podrán ser biodegradables; las bandejas para alimentos, los vasos, los cubiertos, las pajitas para bebidas, los bastoncillos de las orejas, los palillos para caramelos y los platos de plástico de un solo uso sólo podrán comercializarse si son compostables.

Además, los cosméticos y dentífricos no podrán contener microplásticos o nanoplásticos; deberán comercializarse las versiones reutilizables de encendedores, cartuchos y tóners de impresora y fotocopiadora; las cápsulas desechables de café, infusiones, caldos y otros utilizadas en cafeteras se deberán fabricar con materiales compostables o bien deberán ser fácilmente reciclables. También quedará prohibida la importación de residuos en plantas públicas de las Islas Baleares

La ley busca también promover la instalación de fuentes de agua potable o el suministro en envases reutilizables, por lo que no se podrán distribuir bebidas en envases de un solo uso en las instituciones públicas.

La Ley también regula otros tipos de residuos. Así, por ejemplo, las toallitas húmedas deberán incorporar información sobre los efectos de estas al medio ambiente; las ordenanzas municipales deberán incorporar medidas de prevención y minimización del abandono de residuos en las playas, como las colillas de tabaco; y también se toman medidas para reducir el desperdicio alimentario.

Como objetivos de reciclaje, en 2021 los municipios deberán alcanzar el 50 por ciento de reciclaje en materiales como papel, metales, vidrio, plástico y biorresiduos de los residuos domésticos. En 2030 esta cifra deberá alcanzar el 65 por ciento. En cuanto a los envases, deberán reciclar el 75 por ciento antes de 2030.

PODEMOS LLAMA A SOLER (PP) «LADY CACA» POR LA IMPORTACIÓN DE BASURAS

Durante el turno de intervenciones de los grupos, el diputado de Podemos, Aitor Morràs, ha criticado la importación de basuras a Mallorca durante la legislatura anterior, y se ha referido a la exconsellera insular, Catalina Soler -hoy senadora-, como «Lady Caca».

Desde el PP, la diputada Antònia Perelló ha argumentado que los productores quieren «innovar» y conseguir los objetivos de reducción de residuos «pero quieren tiempo». También ha cuestionado la «viabilidad» de las medidas, el «impacto» para los ciudadanos y ha planteado que adelantarse a la trasposición de las directivas europeas crea «confusión» y supone una «extralimitación».

En esta línea, la diputada de Cs, Olga Ballester, ha indicado que «el fondo de la norma coincide» con los planteamientos de la formación naranja pero creen que algunos artículos «rompen el mercado único».

Desde el PI, el diputado Josep Melià ha defendido que Baleares sí tiene «capacidad normativa y competencial» para «ir un paso más allá», si bien ha invitado al ‘Pacte’ a «repensar» las medidas que afectan al pequeño comercio «para intentar garantizar su viabilidad económica».

Por parte de MÉS per Menorca, Patricia Font ha argumentado que la situación «pide buscar una ley de máximos»; mientras que el diputado de MÉS per Mallorca Miquel Gallardo ha defendido que la norma «será viable y funcionará» y ha rechazado la extralimitación competencial. Gallardo ha alertado de que «el planeta se está muriendo» y de que están «en una guerra contra el plástico».

Finalmente, el diputado socialista Damià Borràs ha sostenido que la ley «es de una contundencia moderada» y ha reivindicado que «los productores deben asumir responsabilidad» sobre los residuos que generan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.