El marido de Lucía Patrascu confiesa que la mató porque se le


La Fiscalía ha anunciado este jueves ante el Tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de Baleares que mantiene su petición de 22 años de cárcel para el marido de Lucía Patrascu al considerar que la asesinó. Los hechos tuvieron lugar en Port de Pollença (Mallorca) en mayo de 2016 cuando este, tal como confesó en el juicio, la emprendió contra a ella a cuchilladas porque “se le cruzaron los cables”.

A la hora de presentar sus conclusiones, tras el juicio, la fiscal Carmen Fernández, ha argumentado ante el jurado que considera que el crimen es un asesinato porque, entre otras cosas, el acusado le dijo a su hijo y a varios testigos que “la mató porque era una puta” y tras esto se sentó a esperar que le detuvieran porque ya había hecho lo que quería, debido a que “no soportaba” que ella “le fuera a dejar”.

Respecto al trastorno mental transitorio que mantiene la defensa del acusado, la fiscal se ha manifestado en contra y se ha referido al testimonio de su hija que durante el juicio dijo que no tenía la sensación de que su padre se hubiera arrepentido. “Si una persona tiene un trastorno mental transitorio, se arrepiente y pide perdón, al menos a sus hijos”, ha señalado.

Por su parte, la acusación particular ha eliminado varios de los agravantes que solicitaba y se ha alineado con la petición de cárcel de la Fiscalía. Además, pide otros dos años por malos tratos.

La abogada de la Comunidad autónoma, personada como acusación popular, ha formulado una pregunta retórica durante su exposición para argumentar su petición, que es la misma que la del Ministerio Fiscal: “¿Qué clase de sociedad seríamos si con un ‘se me fue la olla’, que es lo que se nos ha dicho, se permitiera una muerte como la que sufrió Lucía?”.

Por el contrario, el abogado defensor del agresor confeso ha defendido la inocencia de su cliente ya que en el momento de los hechos, según su interpretación, presentaba “una alteración en el control de sus facultades debido a la ingesta de dos pastillas y el consumo de alcohol”.

Además, ha negado también que hubiera maltrato alguno. “Las tres personas más cercanas a Lucía Patrascu no presenciaron maltrato físico ni psicológico”, ha señalado para añadir luego que no se han presentado hechos concretos al respecto, solo manifestaciones “vagas y confusas”.

En su último turno de palabra, el acusado ha dicho que es un “hombre pobre” y que todo lo que ha ganado con su trabajo “estos 40 años” se lo deja a sus hijos a quienes también ha pedido “perdón”.

Tras haber terminado esta fase del juicio, este viernes se entregará el objeto de veredicto al jurado popular para que haga sus deliberaciones y para que después haga pública su decisión.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.