Aless Lequio
EP


Después de seis meses en Estados Unidos tras ser diagnosticado de cáncer y continuando con el tratamiento en España, Aless Lequio ha roto su silencio para confesar a la revista ¡Hola! como ha vivido su enfermedad y transmitir un mensaje de positivismo, lucha y superación constante, convirtiéndose en un gran ejemplo, aunque le pese.

Nada más empezar sus declaraciones para ¡Hola!, protagonizando la portada al lado de sus padres, Alessandro Lequio y Ana Obregón, el joven reconoce que su objetivo es “que la gente pueda pasar un rato divertido y que estén en la situación que se encuentren, sepan que siempre hay esperanza”. Y desvela su objetivo: “La palabra cáncer es como un tabú, tiene una especie de halo que la rodea y hace que a nadie le guste hablar o pensar en ella, pero me gustaría llegar a normalizarla, e incluso a vulgarizarla, que la gente la vea como un simple diagnóstico más”.

“El cáncer no es sinónimo de fatalismo y muerte, sino al revés, es sinónimo de vida”, resume en esta frase Aless toda la filosofía con la que está afrontando la enfermedad. En cuanto a las constantes muestras de apoyos que ha recibido a través de las redes sociales confiesa: “Me han conmovido muchísimo y me han hecho muchísimo ilusión, pero yo no soy especial”. En cuanto a las visitas que ha recibido estando en Nueva York declara: “Ha venido mucha gente, entre ellos mi hermano, al que quiero mucho, mi prima Celia, mi hermana pequeña, mi tía Celia, mi amigo Justin y mi amigo Nacho”.

“Sigo siendo el mismo chico de siempre, igual de despistado”, asegura Alees, que reconoce que es algo que ha heredado de su madre. “Tengo dos pilares fundamentales en mi vida: el primero es la familia y el segundo es el trabajo. La ilusión más grande que tengo es parecerme lo más posible a mi abuelo. Si consigo ser una décima parte de lo que ha sido él, esa sería la mayor locura”, confiesa Lequio que a pesar de su enfermedad está completamente volcado en sus proyectos empresariales y en su empresa Polar Marketing, definiéndose como “emprendedor”.

En cuanto al apoyo de sus padres, Aless confiesa: “El nivel de relación, la cercanía que tenemos mi madre y yo y mi padre y yo y los tres juntos es tan fuerte que somos los mejores amigos. Yo creo que no hay acontecimiento sobre la faz de la tierra, ni siquiera una guerra nuclear, que puede unirnos más”, y desvela algunas de las anécdotas que han vivido su madre y él: “Nunca he sido muy consciente de qué era lo que me ponían, pero sí es verdad que a veces le he pegado unos sustos a mi madre… me ponía a temblar o a hacer cosas raras de broma, para asustarla”, asegura.

“Si tú eres una persona muy feliz, que estás siempre sonriendo, cuando te vienes abajo, en realidad, sigues estando en el lado positivo de las cosas. Yo nunca he pasado esa línea, nunca”, confiesa Alees, resumiendo así como ha vivido y afronta toda esta dura situación y sin borrar en ningún momento la sonrisa de su rostro, tal y como muestran las imágenes de ¡Hola!.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.