EP

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha afirmado que el “golpe de estado separatista ha cambiado de residencia y ha pasado de la Generalitat a la Moncloa” y ha advertido de que no aceptarán “en silencio” que indulten a los “políticos corruptos” que quieren “robar una parte de la nación” sin “acudir y convocar a la calle”. “No lo vamos a permitir”, ha subrayado.

En un acto celebrado en Bilbao ante alrededor de tres centenares de simpatizantes, en el que también ha intervenido el secretario general, Javier Ortega, Abascal ha acusado también al PP vasco de “asumir el lenguaje nacionalista que durante años se utilizaba contra ellos” para usarlo ahora como ataque a los simpatizantes de Vox al negarles que “también somos vascos”.

Entre banderas rojigualdas y gritos de ‘Viva España’, el acto, que ha finalizado con la interpretación del himno español, se ha desarrollado en una de las salas del Palacio Euskalduna y ha contado con un fuerte despliegue de la Ertzaintza en las inmediaciones.

En su intervención, Abascal ha valorado que frente al “golpe de Estado” que se da en Cataluña, muchos balcones muestran banderas españolas, algo que, por contra, en Euskadi no pasa, lo que ha atribuido “al miedo” que han generado “las pistolas y las bombas que han callado a varias generaciones”.

Tras criticar el recibimiento que este sábado está previsto se lleve a cabo en Amurrio (Álava) por la salida de prisión de Alfredo Remírez, una vez cumplida su condena de un año por apología del terrorismo, Abascal ha destacado que los simpatizantes de Vox están “preocupados por España y no se resignan a que les arrebaten la libertad”.

“No hemos venido para ganar en España, sino para que España gane con nosotros”, ha argumentado, al tiempo que ha lamentado el trato que reciben tanto por parte de medios de comunicación como del resto de partidos políticos. De este modo, ha rechazado las acusaciones de “fascistas o fachas” y ha subrayado que solo son “patriotas españoles”.

En contraposición, ha valorado las encuestas que les otorgan un “5,1% en intención de voto en toda España y grupo parlamentario en el Congreso”, mientras que ha calificado de “gacetilla” los datos que ofrece el CIS.

“Están nerviosos porque van a tener que escuchar muchas cosas que se habían dejado de escuchar por la dictadura de la corrección política que dictaba la izquierda mientras la derechita cobarde callaba”, ha lamentado.

En su intervención, que ha sido interrumpida en numerosas ocasiones por aplausos y gritos en favor de la Guardia Civil, Abascal ha acusado también al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de “traidor y estalinista” y de cantar “puño en alto” la Internacional, una canción “sangrienta responsable de millones de muertos”.

También ha denunciado que el ex primer ministro francés Manuel Valls –quien se presentará a las próximas elecciones municipales en Barcelona– reclame para Vox “un cordón sanitario”. “Se han ofendido porque le dijimos que se fuera a Francia… le podíamos haber dicho que se fuera a la mierda”, ha añadido.

Con respecto al PP vasco, ha criticado que su presidente, Alfonso Alonso, diga que “somos ajenos a lo vasco y no entendemos la realidad de esta tierra”. “No me esperaba que asumieran el lenguaje nacionalista que han utilizado contra ellos cuando les decían que no eran vascos. Y ahora viene Alfonso Alonso a decirnos que no somos vascos… Ellos sabrán si quieren seguir siendo la muleta del PNV”, ha incidido.

SITUACIÓN EN CATALUÑA

Por lo que respecta a la situación generada en Cataluña, Abascal ha sostenido que el “golpe de estado” está “cambiado de residencia y ha pasado de la Generalitat a la Moncloa” porque los socialistas “tienen que pagar los votos de quienes les han investido”.

De este modo, ha advertido de que no aceptarán “mansamente en silencio” que indulten a los “políticos corruptos” catalanes que quieren “robar una parte esencial de la nación” sin “acudir y convocar a la calle”. “Sin manifestarnos masivamente no lo vamos a permitir”, ha subrayado.

A su juicio, el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, es actualmente una “marioneta” en manos de Podemos, “el Partido Comunista, responsable de haber llevado a España con esas mismas siglas al enfrentamiento civil”.

En este contexto, ha acusado al estado de las autonomías de haber “fracasado, arruinarnos, acabar con la igualdad y provocar que tengamos menos libertad”, especialmente donde gobiernan los nacionalistas. “El estado de las autonomías no ha garantizado la pluralidad en Euskadi”, ha señalado, para añadir que Vox “se identifica con la historia de esta tierra, pero no aceptamos la imposición y el odio a España”.

Del mismo modo, ha criticado la “injusticia” que a su juicio se da en el reparto de las ayudas sociales y el “efecto llamada a la inmigración ilegal” que han provocado “los ‘progres’ del PSE y el PNV”. “Una parte de este pueblo está harta de sentirse discriminada en su propia tierra… acabaremos con esa injusticia y con la delincuencia asociada a esa injusticia”, ha dicho.

Por último, ha apostado por “no aceptar las políticas de puertas abiertas” a los inmigrantes y ha defendido una inmigración regulada en función de la economía y capacidad de adaptación: “No es lo mismo un inmigrante procedente de un país hermano hispanoamericano, que comparte nuestra lengua y cultura, que una persona que procede del Magreb”.

“LA RESISTENCIA”

Por su parte, el secretario general de la formación, Javier Ortega Smith, ha señalado que Vox representa “la resistencia, también aquí en Bizkaia”, y ha denunciado que los “enemigos de España y la libertad” hayan decidido “trocearla y repartirse sus pedazos con la complicidad de La Moncloa”.

A su juicio, hay personas que tienen miedo a Vox “no por ser ultras” sino porque ellos señalan a los culpables y han llegado “no para pedir permiso o perdón, sino responsabilidades”. “Estamos ante un golpe de estado desde las propias instituciones catalanas con la connivencia del Gobierno de la nación”, ha alertado.

De este modo, se ha vanagloriado de haber logrado que los políticos independentistas catalanes “estén en prisión provisional y pronto verán cómo van a ir a prisión a cumplir todos los años que se merecen por haber intentado romper España”.

Asimismo, ha incidido en que Vox no solo exige a los encarcelados responsabilidades civiles, sino también penales y sobre todo “responsabilidades nacionales y patrióticas”.

Por último, ha afirmado que la formación cree en una “Europa de la libertad”, no en la Europa que supone un “santuario para los terroristas de ETA” y cuyo enemigo está “dentro de las propias instituciones”. “Por eso vamos a ir a Europa, para decirles que a nuestro Tribunal Supremo se le respeta”, ha zanjado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.