referéndum Cataluña
EP


Un inspector de la Policía Nacional, jefe de grupo con indicativo Camel 50, ha declarado este viernes como investigado en el Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona, que lleva la causa por las cargas del 1-O, y ha defendido que ordenó disparar pelotas de goma para dispersar a una masa que les había rodeado y al producirse una “agresión brutal” en la que les lanzaban vallas, adoquines y monedas.

En declaraciones a Europa Press, el abogado de varios policías investigados, Antonio Suárez-Valdés, ha explicado que el inspector ha justificado esa orden también porque llevaban armamento –fusiles de asalto– en las furgonetas y temían que la masa pudiera acceder a ella: “Se quedan aislados y el inspector ordena disparar pelotas cuando teme seriamente por la integridad física de sus hombres”.

El inspector ha relatado, según el letrado, que el grupo de este inspector, Camel 50, acudió a la escuela Ramon Llull de Barcelona en apoyo a otro indicativo, Camel 10, y que después de retirar las urnas se quedaron allí solo los 30 agentes del grupo del refuerzo porque Camel 10 se retiró a otro colegio.

Según la versión de los policías, entonces se dirigieron a sus furgonetas seguidos de un grupo de personas que durante el camino les insultó y les lanzó objetos y el grupo “les encapsula, les embolsa y les rodea”, y se sientan delante de las furgonetas para evitar que se vayan.

Tras recibir en varias ocasiones órdenes de sus superiores de marcharse de ese colegio para acudir a otro, ha puntualizado Suárez-Valdés, negociaron con ellos 30 minutos y, al ver que los intentos “son inútiles”, avisaron por megafonía de que iban a cargar.

Usaron primero las porras y después salvas –disparos sin munición– para finalmente disparar pelotas de goma, de manera “progresiva y proporcional”, porque se quedaron aislados, según explicaron.

ABOGADA DE ROGER ESPAÑOL

Para Anaïs Franquesa, la abogada de Roger Español, que perdió un ojo durante esa actuación, el “hecho más destacable” de la declaración del inspector es que admite la orden del uso de balas de goma porque estaba justificado y que la transmite al subinspector que es quien debe ordenar en cada caso cómo usarla.

“Esto confirma que los escopeteros no disparan porque quieren sino porque se lo ordenan”, ha resaltado, pese a que posteriormente el subinspector asegura que cada escopetero puede ir disparando una vez dada la orden por el inspector, una manera de excusarse, según la abogada.

Asimismo, según Franquesa, el subinspector ha asegurado que no vio el impacto que pudo herir a Roger Español ni a ninguna persona herida, “pero las imágenes lo desmienten claramente”, ha valorado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.