El exministro y expresidente del Govern, Jaume Matas, ha asegurado este martes ante la comisión del Congreso que investiga las cuentas del PP que fue Javier Arenas, a la sazón secretario general del partido, quien le puso “en nómina” de la formación cuando dejó el Gobierno en 2003, una afirmación que ha llevado a algunos grupos a pedir que se revise la comparecencia de Arenas ante el mismo órgano para investigar si mintió.

Matas, que ha comparecido ante los comisionados por videoconferecia desde la cárcel de Aranjuez (Madrid), donde cumple condena por el ‘caso Nóos’, ha relatado que cuando él dejo el Ministerio de Medio Ambiente en 2003 para concurrir a las elecciones autonómicas que le llevaron a la Presidencia de Baleares, Arenas le recibió en su despacho de ‘Génova’ y que fue allí donde decidió meterle en nómina.

“Arenas entiende mi situación y me pone en nómina”, ha explicado Matas, quien ha recordado que, en su momento ya entregó esas nóminas a la Audiencia Nacional. Matas era presidente del PP balear desde 1999, un cargo que ocupó hasta 2007.

LOS PAPELES DE BÁRCENAS

El diputado de Bildu Óskar Matute le ha recordado que su nombre aparece en ‘los papeles de Bárcenas’ como receptor de varios pagos y ha cifrado en un total de 21.000 euros el dinero que habría recibido del partido. Pero Matas ha puesto en duda esa cifra. “Yo creo que fue algo menos”, ha dicho, antes de subrayar que todo lo que se le pagó se abonó “oficialmente, con nómina”.

Las declaraciones de Matas sobre Arenas, han llevado a Matute a recordar que, durante su comparecencia ante la comisión que investiga la ‘caja b’, el también exministro de Aznar e histórico dirigente del PP andaluz, negó en todo momento que hubiera tomado decisiones de índole económica en la organización.

Por eso ha pedido que se revisen las palabras que pronunció ante este órgano para intentar averiguar si mintió, lo que constituiría un delito, porque ante las comisiones de investigación se puede guardar silencio, pero es obligatorio decir la verdad. A esta petición se ha sumado después la diputada de Ciudadanos, Melisa Rodríguez.

A su derecho a guardar silencio se ha acogido Matas cuando se le ha interrogado por una de las causas que tiene pendiente de juicio, la relativa al amaño del contrato para la construcción del hospital de Son Espases, centro público de referencia en Baleares, un caso por el que la Fiscalía le pide cuatro meses y medio de cárcel y 16 años de inhabilitación.

DE OHL A DRAGADOS

Matas ha rehusado responder al grueso de las cuestiones que se le han planteado sobre esta causa. Eso sí, ha querido hablar cuando se le ha preguntado por unas declaraciones del dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir, en las que aseguraba que no trabajaba en Baleares porque tenía que pagar para hacerlo, ha querido hacer una puntualización.

“Él sabrá lo que ha hecho o ha dejado de hacer”, ha replicado, incidiendo en que él no tiene “constancia” de que nadie le “haya pedido nada” a este empresario que figura en la contabilidad paralela de Bárcenas como donante del PP.

Se da la circunstancia de que la OHL lideraba la Unión Temporal de Empresas (UTE) que logró la mejor puntuación para hacerse con el contrato de Son Espases, pero al publicarse que era la favorita, el Gobierno balear, el propio Matas, según ha reseñado este martes, pidió que se revisara el procedimiento de adjudicación y Dragados acabó haciéndose con ella.

El diputado de Bildu, Oskar Matute, ha insistido con este tema para saber si la instrucción para que esa obra fuera para OHL llegó desde ‘Génova’ y, en concreto, si fue el tesorero nacional Álvaro Lapuerta quien le transmitió había que adjudicarla a Villar Mir. “No”, ha respondido Matas, aunque se ha desdicho de inmediato: “Lo retiro porque está sub iudice”, ha alegado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.