Los monitores rechazan que el acusado de abusar de una niña en una acampada se quedara a solas con ella


Los monitores de la acampada en la que presuntamente se produjeron abusos contra una niña de ocho años han coincidido en señalar que no era posible que el acusado, el director del club juvenil que organizaba la actividad, se quedara a solas con la menor.

Así lo han indicado este jueves en su declaración como testigos durante la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Baleares. Cabe señalar que dos de los monitores que han declarado son los padres del acusado, un joven de 28 años.

Los monitores han corroborado que el reparto de habitaciones se hizo por sorteo y que en la acampada se movían siempre en bloque, por lo que han considerado “imposible” que se pudiera quedar a solas un monitor con un niño.

Además, han contado que la menor insistía en sentarse junto al acusado en las comidas y que decía que el joven era “suyo”. Una de las monitoras ha afirmado que la niña “quería ser siempre el centro de atención”.

La madre del acusado también ha dicho que la menor estaba “obsesionada” con que otra niña era la hijastra del procesado. Los monitores también han apuntado que, en el transcurso de una dinámica de la acampada, la menor confesó que estaba “triste” porque su madre no le dejaba ver a su padre biológico.

LA MADRE DE LA MENOR DICE QUE LA NIÑA NO ES “CELOSA”

Por su parte, la madre de la menor ha rechazado que hiciera una oferta de dos millones de euros al acusado por una casa. Este miércoles, el acusado mantuvo que la mujer podría tener ánimo de venganza contra él porque, según su versión, se había enfadado cuando él se negó a venderle una casa familiar.

Al respecto, la denunciante ha mantenido que “nunca” ha tenido ninguna negociación comercial con el acusado. Asimismo, ha asegurado que la niña no es “celosa” ni “envidiosa”.

Por otro lado, el padrastro de la menor ha explicado que fue él quien recomendó a la madre que grabara un vídeo el día de los hechos con la explicación de la menor “para que no se escapara ningún detalle”. Este vídeo fue borrado posteriormente.

El padrastro fue quien interpuso la denuncia, si bien ha matizado que lo hizo sobre los hechos que le había relatado su pareja tras hablar con la menor, y que no se los contó directamente la niña.

La madre y el padrastro de la víctima han declarado también que la niña presentaba “mal humor” y alteraciones como no querer comer o dormir.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.