NASA/JPL-CALTECH

La nave espacial Dawn de la NASA ha quedado en silencio, terminando una misión histórica que estudió Vesta y Ceres, cápsulas del tiempo del primer capítulo del sistema solar.

Dawn no atendió sesiones programadas de comunicaciones con Deep Space Network de la NASA el miércoles 31 de octubre y el jueves 1 de noviembre. Después de que el equipo de vuelo eliminó otras posibles causas, los gerentes de la misión concluyeron que la nave finalmente se quedó sin hidrazina, el combustible que permite a la nave controlar su orientación. Dawn ya no puede mantener sus antenas hacia la Tierra para comunicarse con el control de la misión o girar sus paneles solares al Sol para recargarse.

La nave espacial Dawn se lanzó hace 11 años para visitar los dos objetos más grandes del cinturón principal de asteroides. Actualmente, está en órbita alrededor del planeta enano Ceres, donde permanecerá durante décadas.

“Hoy celebramos el final de nuestra misión Dawn: sus increíbles logros técnicos, la ciencia vital que nos dio y todo el equipo que permitió a la nave hacer estos descubrimientos”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. “Las asombrosas imágenes y datos que Dawn recopiló de Vesta y Ceres son fundamentales para comprender la historia y la evolución de nuestro sistema solar”.

Dawn se lanzó en 2007 en un viaje de aproximadamente 6.900 millones de kilómetros. Propulsada por motores de iones, la nave logró muchos primeros pasos en el camino. En 2011, cuando Dawn llegó a Vesta, el segundo mundo más grande en el cinturón principal de asteroides, la nave espacial se convirtió en la primera en orbitar un cuerpo en la región entre Marte y Júpiter. En 2015, cuando Dawn entró en órbita alrededor de Ceres, un planeta enano que también es el mundo más grande del cinturón de asteroides, la misión se convirtió en la primera en visitar un planeta enano y entrar en órbita alrededor de dos destinos más allá de la Tierra.

Los datos que Dawn transmitió a la Tierra desde sus cuatro experimentos científicos permitieron a los científicos comparar dos mundos similares a los planetas que evolucionaron de manera muy diferente. Entre sus logros, Dawn demostró la importancia de la ubicación en la formación y evolución de los objetos en el sistema solar temprano. Dawn también reforzó la idea de que los planetas enanos podrían haber albergado océanos a lo largo de una parte significativa de su historia, y potencialmente todavía lo hacen.

Debido a que Ceres tiene condiciones de interés para los científicos que estudian la química que conduce al desarrollo de la vida, la NASA sigue estrictos protocolos de protección planetaria para la eliminación de la nave espacial Dawn. Dawn permanecerá en órbita durante al menos 20 años, y los ingenieros tienen más del 99% de confianza en que la órbita durará al menos 50 años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.