EP

La medallista olímpica Theresa Zabell, que ha declarado este miércoles como testigo en el caso Calanova, ha asegurado ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma que se sintió “engañada” con el proyecto del club de vela porque, según su opinión, la intención era realizar una maniobra especulativa y no un puerto deportivo.

Este juzgado ha retomado la instrucción de este caso con la declaración de distintos testigos, entre ellos la exdeportista olímpica, y la asesora de la Conselleria de Turismo en la anterior legislatura, Lourdes Reynés.

Según han informado fuentes judiciales, Zabell ha explicado que a pesar de que se desvinculó del proyecto en mayo, se la siguió utilizando como reclamo para promocionar el proyecto.

Cabe destacar que Zabell y su exmarido –que estaba citado a declarar pero no lo ha hecho– compraron inicialmente una pequeña cantidad de participaciones de la empresa. Tras considerar la exmedallista que el proyecto tenía por objeto la especulación, se desvinculó del proyecto pero los impulsores no lo tuvieron en cuenta y habrían utilizado su nombre para conseguir la adjudicación.

La adjudicación tuvo lugar en septiembre de 2013, cuando el entonces conseller de Turismo Carlos Delgado, otorgó a la empresa Port Olímpic la gestión de las instalaciones. Los principales investigados en este caso son el propio Delgado y el abogado Carlos Gelabert, fundador de Port Olímpic.

En la sesión de este lunes, además de Reynés, han declarado como testigos la ex pareja de Gelabert; una interventora –que se negó a conceder la adjudicación– y un responsable marítimo de Palma.

Esta querella ha sido puesta en marcha por el administrador de Portals Night, Alfonso Robledo. Durante la primera fase de la instrucción, ratificó su querella contra Delgado.

La instrucción está llevada a cabo por Iñigo Ares y la fiscal anticorrupción, Laura Pellón. El Govern, mediante la abogada de la Comunidad, María Ángeles Berrocal, está personado como acusación particular.

En su momento, otras empresas concursantes, como Alcudiamar o Curvas Sports, denunciaron irregularidades en la adjudicación de puntos o que la mesa había admitido un nuevo estudio de la empresa ganadora cuando ya no era posible presentar más documentación. Además, mantuvieron que la bajada de precios realizada por Port Olímpic era “temeraria”, pero Ports IB rechazó estos recursos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.