Un nuevo estudio muestra que el vapeo de los cigarrillos electrónicos afecta negativamente a la cicatrización de las heridas de la piel, causando daños similares a los del cigarrillo tradicional. Investigadores, liderados por un equipo del Centro Médico de Boston (BMC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, encontraron que la exposición a cigarrillos tradicionales y cigarrillos electrónicos en modelos experimentales resultó en un aumento de la muerte del tejido, lo que retrasa la cicatrización de la herida.

Estos hallazgos, publicados en la revista ‘JAMA Facial Plastic Surgery’, brindan información importante para los proveedores sobre cómo aconsejar a sus pacientes que consideran la cirugía acerca de los impactos negativos de los cigarrillos tradicionales y electrónicos en el progreso y la seguridad de la curación de las heridas.

Los efectos adversos del consumo de cigarrillos tradicionales en la cicatrización de heridas se han establecido en el campo quirúrgico. Los cirujanos recomiendan que los pacientes dejen de fumar durante varios meses antes de la cirugía, siempre que sea posible. Sin embargo, las opciones alternativas al hábito de fumar tradicional, como el “vapeo” de cigarrillos electrónicos, están ganando popularidad, y aún no se han realizado investigaciones significativas sobre si es una alternativa más segura al tabaquismo tradicional, particularmente en el periodo perioperatorio.

En este estudio, los científicos expusieron modelos experimentales a uno de los siguientes casos: cigarrillos tradicionales, cigarrillos electrónicos o sin cigarrillos. Verificaron los niveles séricos de cotinina, un biomarcador de la exposición al humo de tabaco, tanto en el grupo de control positivo como en el experimental para asegurar que se lograra una exposición comparable a la nicotina en ambos grupos.

Luego, los investigadores crearon colgajos de piel, que fueron injertados en cada uno de los modelos a partir de los cuales se crearon, y monitorizaron los injertos diariamente para determinar la viabilidad y la cicatrización de las heridas. Después de dos semanas, los científicos encontraron que había un aumento estadístico en la tasa de muerte de los tejidos en colgajos injertados en grupos expuestos a cigarrillos electrónicos o cigarrillos tradicionales.

“Según nuestros hallazgos, los cigarrillos electrónicos no son una alternativa segura a los cigarrillos tradicionales, ya que se relacionan con la curación oportuna de heridas”, dice el autor del estudio, Jeffrey Spiegel, jefe de Cirugía Plástica Facial en BMC. “Los proveedores y los pacientes deben entender los riesgos de ambos tipos de tabaquismo para poder tomar la mejor decisión de mantener al paciente lo más seguro posible antes y después de la cirugía”, añade.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.