Una veintena de controladores aéreos han admitido haber cometido un delito de abandono del puesto de trabajo que ocasionó el caos aéreo en el punte de la Constitución de 2010, dentro del juicio a 80 personas que se está desarrollando esta semana en la Audiencia Provincial de Baleares.

En concreto, dos de los controladores han aceptado una multa de 31.500 euros ya que se les ha imputado un delito de cooperador necesario y el resto –21– han aceptado pagar una multa de 15.000 euros cada uno. La multa asciende a un total de 378.000 euros.

Este lunes, un total de 18 acusados ya aceptaron haber cometido este delito que afectó a unos 700.000 pasajeros y a más de 5.000 vuelos en toda España. La Fiscalía ha aceptado este pacto global si es firmado por todos los investigados. Con esto, retirará la acusación a siete controladores que no habían llegado a un acuerdo ya que dispondrían de circunstancias –haber faltado de manera justificada al puesto de trabajo, por ejemplo– que les eximirían de ser juzgados.

En la sesión del lunes, 17 controladores aceptaron pagar una multa de 15.000 euros cada uno y otro acusado más, con cargo sindical, deberá pagar una multa de 31.500 euros (256.500 euros en total).

Durante esta semana irán declarando el resto de acusados –quedan una treintena– por lo que se espera que el jueves, el presidente del tribunal, Jaime Tártalo, pueda dar firmar el pacto de conformidad global.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.