El exconseller de Interior, José María Rodríguez, ha negado este viernes haber hecho “pagos en B”, haberse reunido alguna vez con el propietario de Over Marketing, Daniel Mercado, o que el expresidente del Govern, Jaume Matas, le ordenase contratarlo.

Durante su declaración en el juicio del caso Over, el también expresidente del PP de Palma ha señalado que cree que Mercado –que ha llegado a un acuerdo de conformidad– “mintió” en sus declaraciones y que él no le ha debido “ningún dinero” ni “jamás” le ha “reclamado pago alguno”.

Rodríguez se enfrenta a cinco años de cárcel por malversación en este caso que investiga el presunto uso de fondos públicos para “beneficiar” a la entidad mercantil Over Marketing, que fue la encargada de las campañas electorales del PP en los años 2003 y 2007.

Cabe recordar que Matas, que también ha llegado a un pacto con el Ministerio Fiscal, admitió haber dado una orden a todos sus consellers cuando llegó a la presidencia, para que contratasen a las empresas de Mercado para compensar los trabajos de este durante la campaña de 2003, que llevó al PP balear a ganar las elecciones.

En contraposición, Rodríguez ha negado que Matas le diera tal orden y ha reiterado que no conocía a Mercado. De este ha dicho que desconoce porque le tiene enemistad. A pesar de esto, ha remarcado que pudieron haber coincidido en actos electorales o mítines.

Sobre esto, ha dicho que él participó en la campaña pero que no intervenía en los “temas económicos” ya que eso era competencia “del gerente, Antonio López”. Así, ha hecho hincapié en que “nunca” pagó en B a Mercado. “Nunca jamás”, ha llegado a decir.

Respecto al contrato para renovar la imagen de la policía turística y el de una oferta pública, que fueron encargados a una empresa de Mercado, Rodríguez ha dicho que desconocía que fuera suya y que se encontró los documentos en su mesa. “Me los dio mi secretaria”, ha matizado con posterioridad.

Además, ha dicho que después de que esta empresa no cumpliera los plazos, no la volvieron a contratar.

Tras Rodríguez ha declarado el actual gerente del PP, que en 2003 era el encargado de contabilidad. Ha explicado que la campaña costó alrededor de unos 300.000 euros y que no conoce a Mercado. Preguntado sobre si el partido tenía una deuda moral con él –tal como dijo Matas–, ha dicho que “si no hay deuda, no puede haber deuda moral”.

En relación al coste de la campaña, ha recalcado que pasaba “por tres filtros”, el regional, el nacional y luego el Tribunal de Cuentas”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.