ROBERTO MOLAR CANDANOSA/SCOTT SHEPPARD/CARNEGIE IN

Un nuevo objeto extremadamente lejano, descubierto más allá de Plutón, presenta una órbita que avala la presencia del supuesto Planeta Nueve en los confines del Sistema Solar.

El nuevo objeto encontrado, llamado 2015 TG387, fue anunciado el martes por el Minor Planet Center de la Unión Astronómica Internacional. También se ha enviado un artículo con los detalles completos del descubrimiento a The Astronomical Journal.

2015 TG387 se descubrió a unas 80 unidades astronómicas (UA) del Sol, una medida definida como la distancia entre la Tierra y el Sol. Comparativamente, Plutón está aunas 34 UA, por lo que 2015 TG387 está aproximadamente dos veces y media más lejos del Sol que Plutón en este momento.

El nuevo objeto se encuentra en una órbita muy alargada y nunca se acerca al Sol más de unas 65 UA. Solo ‘2012 VP113’ y ‘Sedna’, a 80 y 76 UA respectivamente, tienen un perihelio más distante que ‘2015 TG387’.

Aunque ‘2015 TG387’ tiene el tercer perihelio más distante, su eje orbital es más grande que el de ‘2012 VP113’ y el de ‘Sedna’, lo que significa que viaja mucho más lejos del Sol que ellos. En su punto más lejano, llega hasta aproximadamente 2.300 UA. ‘2015 TG387’ es uno de los pocos objetos conocidos que nunca se acerca lo suficiente a los planetas gigantes del Sistema Solar, como Neptuno y Júpiter, para tener interacciones gravitacionales significativas con ellos.

“Estos objetos como ‘2015 TG387’, ‘2012 VP113’ y ‘Sedna’ están aislados de la mayor parte de la masa conocida del Sistema Solar, lo que los hace inmensamente interesantes”, explica Scott Sheppard, uno de los investigadores principales. “Se pueden usar como sondas para comprender lo que está sucediendo en el borde de nuestro Sistema Solar”, dice.

EN BUSCA DEL PLANETA 9

El objeto con la órbita más distante en el perihelio, ‘2012 VP113’, también fue descubierto por Sheppard y su colega Chad Trujillo, quienes anunciaron ese hallazgo en 2014. El descubrimiento de ‘2012 VP113’ llevó a ambos a darse cuenta de las similitudes de las órbitas de varios objetos extremadamente distantes del Sistema Solar y propusieron la presencia de un planeta desconocido varias veces más grande que la Tierra –en ocasiones denominado Planeta X o Planeta 9–, que orbita alrededor del Sol más allá de Plutón en cientos de UA.

“Creemos que podría haber miles de cuerpos pequeños como el ‘2015 TG387’ en las franjas del Sistema Solar, pero su distancia hace que sea muy difícil encontrarlos –señala Tholen–. En la actualidad, solo detectaríamos el ‘2015 TG387’ cuando esté cerca de su enfoque más cercano al Sol. Para un 99 por ciento de su órbita de 40.000 años, sería muy débil de ver”.

El objeto se descubrió como parte de la búsqueda por parte del equipo de planetas enanos desconocidos y el famoso Planeta X. Es el estudio más grande y más profundo jamás realizado sobre objetos distantes del Sistema Solar.

La investigación tomó varios años de observaciones para obtener una buena órbita para el ‘2015 TG387’, ya que se mueve muy lentamente y tiene un periodo orbital muy largo. Observaron por primera vez el objeto en octubre de 2015 con el telescopio Subaru japonés de 8 metros ubicado en la cima de Mauna Kea, en Hawai. Las observaciones de seguimiento en el Telescopio Gigante de Magallanes, en el Observatorio Las Campanas de Carnegie, en Chile, y el Telescopio Discovery Channel en Arizona, se obtuvieron en 2015, 2016, 2017 y 2018 para determinar la órbita de ‘2015 TG387’.

Es probable que este objeto sea un pequeño planeta enano, ya que tiene un diámetro cercano a los 300 kilómetros. La ubicación en el cielo donde ‘2015 TG387’ alcanza el perihelio es similar a ‘2012 VP113’, de ‘Sedna’ y de la mayoría de los otros objetos trans-neptunianos muy distantes conocidos, lo que sugiere que algo los está empujando a tipos similares de órbitas.

Trujillo y Nathan Kaib, de la Universidad de Oklahoma, realizaron simulaciones por computadora sobre cómo diferentes órbitas hipotéticas del Planeta X afectarían la órbita de ‘2015 TG387’. Las simulaciones incluyeron un planeta Super-Tierra de masa de varios cientos de UA en una órbita alargada, como propusieron Konstantin Batygin y Michael Brown, de Caltech, en 2016.

La mayoría de las simulaciones mostraron que la órbita de ‘2015 TG387’ no solo era estable para la era del Sistema Solar, sino que en realidad fue acorralado por la gravedad del Planeta X, que mantiene al objeto lejos del planeta masivo. Este ‘pastoreo’ gravitacional podría explicar por qué los objetos más distantes en el Sistema Solar tienen órbitas similares. Estas órbitas evitan que se acerquen demasiado al planeta propuesto, lo que es similar a cómo Plutón nunca se acerca demasiado a Neptuno a pesar de que sus órbitas se cruzan.

“Lo que hace que este resultado sea realmente interesante es que el Planeta X parece afectar a ‘2015 TG387’ de la misma manera que todos los demás objetos del Sistema Solar extremadamente distantes. Estas simulaciones no demuestran que haya otro planeta masivo en nuestro Sistema Solar, pero son una prueba más de que algo grande podría estar ahí afuera”, concluye Trujillo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.