El 26,6% de la población española -cerca de una de cada tres– está en riesgo de pobreza y exclusión social, 2,8% más que en 2008, dato que convierte a España en el cuarto país de la UE donde más ha subido desde el inicio de la crisis, según los datos publicados por Eurostat este martes.

Sólo ha crecido más en Grecia (un 6,7% más, hasta el 34,8% de la población), Luxemburgo (6%, hasta el 21,5%) e Italia (3,4% más, hasta el 28,9%), aunque también ha avanzado en Dinamarca, Estonia, Irlanda, Chipre, Letonia, Lituania, Países Bajos y Suecia desde el inicio de la crisis económica y financiera.

En términos absolutos, Bulgaria con un 38,9% de población en riesgo de pobreza, le sitúa como el país con más personas vulnerables, seguido de Rumania (35,7%) y Grecia (34,8%), muy por encima de la media. En el conjunto de la UE, el 22,5% de la población está en riesgo de pobreza y exclusión.

Por el contrario, República Checa (12,2%), Finlandia (17,4%), Eslovaquia (16,3%), Países Bajos (17%), Francia y Eslovenia (17,1% en ambos casos), Dinamarca (17,2%), Suecia (17,7%), Austria (18,1%), Alemania (19%), Malta (19,2%), Polonia (19,5%) se quedan por debajo de la media.

La tasa de pobreza se mide teniendo en cuenta el porcentaje de población cuyos ingresos siguen por debajo del nivel de riesgo pese a recibir ayudas sociales, la población que sufre privación material -no puede pagar la factura de calefacción o permitirse una semana de vacaciones_y las personas que viven en hogares donde los adultos trabajan menos de una quinta parte que el año anterior.

El 21,6% de la población española se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social pese a recibir ayudas sociales frente al 16,9% de media, un porcentaje que también ha crecido desde el 19,8% en 2008 y que se sitúa, de nuevo, entre las más altas en la UE. Sólo Rumanía (23,6%), Bulgaria (23,4%) y Lituania (22,1%) registran una tasa peor que España.

En el caso de la privación material, el 5,1% de los españoles no puede pagar las facturas y pagarse una semana de vacaciones fuera de casa, por debajo de la media europea, que se eleva en este caso hasta el 6,9%. España se sitúa en este caso entre los países donde menos privación material aguda experimenta la población, aunque también ha crecido desde el 3,6% al inicio de la crisis.

Suecia (1,1%), Luxemburgo (1,2%) y Finlandia (2,1%) son los países donde menos carencias materiales hay, mientras que, en el polo opuesto, se sitúan Bulgaria (30% la sufre), Grecia (21,1%) y Rumania (19,7%).

Por lo que se refiere a los hogares donde apenas ninguno de los adultos trabaja, el12,8% de los españoles se encuentra en esta situación, casi el doble que en 2008 (6,6%), según los datos de Eurostat, que también reflejan que España tiene uno de los porcentajes más altos de hogares donde apenas se trabaja. Sólo están peor Irlanda (18,2%), Grecia (15,6%), Bélgica (13,5%) y Croacia (13%).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.