Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 30 años por abusar sexualmente de su pareja sentimental.

Al parecer, las agresiones se venían produciendo desde hace meses pero no fue hasta el pasado lunes cuando la víctima acudió a la policía para denunciarlo.

Según refirió la víctima, los episodios de malos tratos comenzaron al poco de iniciarse la relación: insultos, golpes, vejaciones y llegando incluso a encerrarla en el gimnasio donde él trabaja y golpearla por todo el cuerpo, logrando escapar de su agresor en un momento de despiste.

Fruto de esa agresión, la víctima acudió a un hospital de Palma aunque mintió al personal sobre lo ocurrido por miedo a las posibles represalias de su pareja si llegaba a enterarse de que lo había denunciado.

Miedo a represalias

Una llamada de un ciudadano alertó también a la Policía de que se estaba produciendo un episodio de malos tratos en un gimnasio de Palma. Esa discusión se produjo a raíz de que la mujer dejara una cajetilla de tabaco en el gimnasio que derivó en una una discusión y agresiones hacia ella.

En esa ocasión, la mujer volvió a mentir para evitar que él fuera detenido y evitar así las represalias. Se fueron repitiendo así los abusos sexuales ya que ella temía por su integridad física en caso de negarse.

Finalmente el pasado lunes, la víctima interpuso denuncia ante la Policía , quienes procedieron a su detención como presunto autor de un delito de malos tratos y abusos sexuales.

El detenido, tras haber sido puesto a disposición judicial, ingresó en prisión ayer martes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.