Foto: Reuters

Una jueza de Birmania ha puesto en libertad bajo fianza este viernes a tres periodistas del mayor periódico privado del país que habían sido detenidos tras publicar un artículo en el que cuestionaban el gasto público del Gobierno regional de Rangún.

El reportero del diario ‘Eleven Media’ Phyo Wai Win y los editores Kyaw Zaw Lin y Nayi Min fueron arrestados el 10 de octubre tras una denuncia presentada por el Gobierno regional en Rangún. Su detención e internamiento en la prisión de Insein, en las afueras de Rangún, han supuesto el último golpe a la libertad de prensa en el país, donde decenas de periodistas han sido procesados en los últimos meses.

“Como periodista, he escrito artículos basados en información cierta”, ha asegurado el reportero Phyo Wai Win, a su salida del tribunal en Rangún. La próxima vista judicial está convocada para el 9 de noviembre.

Durante su explicación del fallo, la jueza Tin War War Thein ha dicho en el tribunal que no hay riesgo de fuga de los periodistas. “El castigo por la ley no es una cadena perpetua sino un máximo de dos años y los acusados están trabajando en un periódico del municipio de Tamwe, por lo que no hay riesgo de fuga”, ha explicado.

Los tres periodistas están acusados en aplicación del artículo 505 del Código Pena de Birmania, que prohíbe publicar información que pueda causar “miedo o alarma” por el riesgo a que derive en alteraciones del orden público. Estos cargos pueden ser penados con hasta dos años de prisión.

Días antes de su arresto, los tres periodistas publicaron un artículos con declaraciones de parlamentarios que ponían en cuestión el uso de fondos públicos en la ciudad, incluidos los gastos para la reforma del sistema de transporte.

El Gobierno regional de Rangún está liderado por el ministro principal, Phyo Min Thein, un protegido de la ‘líder de facto’ del país, Aung San Suu Kyi y miembro de su partido, la Liga Nacional para la Democracia.

La semana pasada, los medios informaron de que el presidente del país, Win Myint, ha ordenado a las autoridades regionales que resuelvan este tema mediante una negociación con el Consejo de Prensa de Birmania, que sostiene que el caso debe ser archivado antes de ponerse a dialogar al respecto.

“De acuerdo con esa instrucción, el Gobierno regional de Rangún debería haber archivado el caso hoy”, ha afirmado el abogado de la defensa de los periodistas, Kyee Myint.

Los activistas defensores de los Derechos Humanos sostienen que la libertad de prensa se ha desmoronado en Birmania desde que la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi se hizo con el poder tras ganar las elecciones en 2016 que supusieron el fin de la junta militar.

Un total de 38 periodistas han afrontado cargos penales desde que el actual Gobierno llegó al poder, según informó en septiembre el grupo de defensa de la libertad de prensa Athan.

En septiembre, dos periodistas de Reuters fueron condenados a siete años de prisión en aplicación de la Ley de Secretos Oficiales, lo que provocó críticas de países de la comunidad internacional. Wa Lone, de 32 años, y Kyaw Soe Oo, de 28, fueron detenidos en diciembre de 2017 cuando investigaban la masacre de diez rohingyas en el estado de Rajine.

También en septiembre, un excolumnista que ha criticado a Suu Kyi en Facebook fue condenado a siete años de prisión por sedición. A finales de 2016, un alto cargo y otro editor del periódico ‘Eleven Media’ pasaron detenidos cerca de dos meses por una denuncia presentada por el ministro principal de Rangún, Phyo Min Thein, por un mensaje de Facebook en el que se le acusaba de corrupción.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.