EP

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Daniel Zamit, ha asegurado a las puertas de la Audiencia Provincial de Baleares, donde se va a celebrar el juicio a los controladores aéreos por el caos generado en el puente de la Constitución de 2010, que asumir “el abandono de servicio es una solución amarga” porque consideran que no tuvieron “la culpa” de lo ocurrido.

Ante lo medios de comunicación, ha explicado que este lunes empieza el juicio con las cuestiones previas durante las que ser aclarará si la veintena de controladores que comparecen hoy aceptarán la multa por reconocer el abandono de servicio o si por el contrario tendrán que ir a juicio y enfrentarse a un delito de sedición.

Según ha recordado Zamit, la responsabilidad civil ya fue abonada -unos 1.000 euros para los afectados más los gastos materiales– y se les condenaría a pagar una multa de entre 10.000 y 30.000 euros, según el caso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.