Foto: Europa Press

La nadadora española Mireia Belmonte ha explicado que mantiene “la ilusión intacta” para competir en sus cuartos Juegos Olímpicos en Tokyo 2020, donde le “haría ilusión” ser la abanderada de la delegación, más aún teniendo en cuenta que “solo ha habido dos abanderadas en la historia del deporte español”.

“La ilusión por ir a mis cuartos Juegos Olímpicos está intacta, la misma que tenía en los primeros. Llegaré bien a Tokyo 2020. Estamos a mitad del ciclo olímpico, parece que fue ayer cuando estábamos en Río y ya estamos casi en Tokio, pasa muy rápido. Tengo ganas de llegar al Mundial de Corea 2019, siempre es una buena orientación de lo que habrá en los Juegos siguientes”, analizó Belmonte.

La nadadora participó en Madrid en el encuentro ‘123 a Correr Santander Talks’, donde compartió escenario con la directora general de Twitter España y Portugal, Nathalie Picquot, y donde reconoció que “ser abanderada” en Tokyo 2020 sería “un sueño más que cumplir” en su carrera, algo “muy importante y muy emocionante”.

“Solo ha habido dos abanderadas en la historia del deporte español (Cristina de Borbón en Seúl’88 e Isabel Fernández en Atenas’04) y me haría ilusión ser la tercera. Con la cantidad de buenos deportistas que hay en este país es muy difícil, pero sería un gran honor”, se ofreció.

Recién llegada de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires, donde ha participado como asesora, Belmonte explicó cómo va la preparación de cara a su próxima competición importante, el Campeonato Mundial de piscina corta que se disputará en Hangzhou (China) entre los días 11 y 16 diciembre.

“Voy cogiendo sensaciones después un mes y medio parada de verdad, sin hacer casi nada de deportes. Siempre cuesta empezar, llevo un mes y pico entrenando con las agujetas y las series fuertes. Estoy muy contenta y muy ilusionada por empezar a competir a alto nivel”, explicó.

En este sentido, desgranó que ya está inmersa en sesiones diarias con siete horas de entrenamiento en las que está combinando la natación con otros deportes como el boxeo o la halterofilia.

“Cada año salen rivales nuevos y para mí es un estímulo. Es una motivación mayor que hay gente de alto nivel. Intentaré conseguir otra vez mi récord de 400. Es un aliciente a la hora de entrenar saber que hay rivales que están ahí arriba”, reflexionó sobre la competencia que espera volver a encontrar en la piscina.

Un año más, toda está preparación está supervisada por “una persona muy exigente” como su entrenador Fred Vergnoux. “Tiene muchos conocimientos de natación y de todo lo que envuelve al deporte como la psicología o la fisiología. Apuesta mucho por el plan de trabajo que tenemos y sacrifica muchas cosas igual que yo. Está muy encima de la preparación en todos los aspectos: nutrición, suplementación, trabajo físico fuera de la piscina… Y como persona es muy fácil de convivir con él”, diseccionó al francés.

Hablando en un plano más general, Belmonte recalcó que le “encanta” la vida que lleva. “Poder disfrutar del deporte cada día es una vida súper bonita y no la cambiaría por nada. Despertarte cada día sabiendo que haces lo que te gustas, que lo vas a disfrutar emocionalmente y que te va a llenar es algo que no todo el mundo puede hacer. Yo soy muy afortunada de tenerlo cada día”, agradeció.

Dentro de este día, la catalana también detalló para que emplea las redes sociales. “Me sirven para mostrar la Mireia deportista, pero también la Mireia persona. Me sirve para que mis aficionados sepan cómo soy realmente fuera de la piscina”, concluyó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.