El expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas ha señalado este miércoles a la salida del Tribunal de Cuentas que están “convencidos de la falta total de responsabilidad contable” por la consulta participativa del 9-N de 2014, y ha recalcado que si hoy han tenido que declarar es por el “espíritu de venganza” de entidades como Sociedad Civil Catalana.

En este sentido, Mas ha recordado las declaraciones de la que fuera por aquel entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en las que dijo que el 9-N lo pagarían ellos y sus familias con sus bolsillos. “Alguna gente estaba insatisfecha porque a su parecer nos habían condenado poco, y por espíritu de venganza pues han llevado las cosas hasta aquí”, ha lamentado.

No obstante, ha reiterado que los cuatro declarantes -Mas, Rigau, Homs y Ortega- están satisfechos porque han podido aclarar “que aquí no hay ninguna responsabilidad contable ni económica”. Así, el expresidente ha señalado que ya fueron juzgados por vía penal y aunque inicialmente se les acusaba de un delito de malversación, finalmente “el propio tribunal” no lo vio oportuno y la malversación “cayó”.

Así, ha reclamado que se les exonere por la vía civil del Tribunal de Cuentas ya que “no hubo ni un solo euro de malversación” ni “responsabilidad contable”. Además ha añadido que esperan poder recuperar el pleno uso de sus viviendas, que fueron o embargadas o parcialmente embargadas al inicio del procedimiento.

“El embargo es real, todos los aquí presentes estamos con nuestras viviendas en fianza, embargadas, pero es un procedimiento forzado y pensamos que recuperaremos el pleno uso de las viviendas. Si no es así llegaremos hasta donde haga falta con recursos”, ha señalado.

OBJETIVO POLÍTICO CONSEGUIDO

Por otro lado, el expresidente ha recordado, que aunque finalmente no pudieron realizar el referéndum porque la tumbó el Tribunal Constitucional, sí que pudieron realizar ese proceso participativo para consultar al pueblo de Cataluña sobre la independencia, por lo que el objetivo político que buscaban con el 9-N de 2014 se consiguió.

Además, ha recordado que la compra de 7.000 ordenadores que se usaron para las mesas electorales de aquel 9-N iban destinados a la modernización y digitalización de los colegios.

En este sentido, ha incidido en que si hoy han tenido que comparecer ante el tribunal es porque Sociedad Civil Catalana quería más pena y “castigo”, y ha recalcado que les querían no solo inhabilitados sino también “arruinados”. “Estamos tranquilos porque utilizamos los fondos públicos correctamente como se demostró en el juicio penal, y además contentos con haber conseguido el objetivo político que era consultar al pueblo catalán”, ha concluido.

Por su parte, el abogado de Sociedad Civil Catalana, Manuel Zunón, se ha mostrado optimista con que el juicio acabe condenando los procesados ya que se les pide que expliquen por qué usaron los 5 millones de euros para financiar “un acto que era manifiestamente ilegal”. Así, ha indicado que el juicio “está muy documentado, no hay controversia y los gastos son lo que son”.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha defendido este miércoles en el juicio que se celebra en el Tribunal de Cuentas por su responsabilidad contable en la organización de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014, que los ordenadores portátiles que se utilizaron en las mesas electorales eran para las escuelas catalanas y que es “irrelevante” que los 2,8 millones de euros con los que se adquirieron hubieran estado previamente consignados en la partida para el referéndum que anulo el Tribunal Constitucional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.