La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha defendido este martes que las denuncias sobre presuntos casos de adoctrinamiento en institutos de Baleares, relativas a hechos ocurridos en el aniversario del 1 de octubre, son “casos concretos y aislados”.

Estas quejas “seguirán el mismo ritmo que siempre, la inspección actuará y si hay alguna cuestión que trasladar a Fiscalía de Menores, se hará”, ha dicho Armengol, en respuesta a una pregunta del portavoz de Cs, Xavier Pericay, durante la sesión de control al Govern en el pleno del Parlament.

La presidenta ha acusado a Cs de hablar de Educación “desde la confrontación”, porque es “lo que quieren alimentar” y “lo único en lo que crecen”. Según Armengol, la estrategia de Ciudadanos al abordar estos temas es “intentar arañar votos de ultraderecha”, lo que ha calificado de “lamentable”.

La presidenta ha defendido que “en esta legislatura han cambiado muchas cosas”, y en particular ha mantenido que ha terminado “la persecución y el control político a las escuelas”.

Por su parte, Pericay ha avisado a Armengol que “permitir que unos menores sean adoctrinados y no tenga ninguna consecuencia equivale a saltarse la Constitución y todas las leyes educativas”. “Deje de escudarse en el pasado y actúe, como mínimo los meses que le quedan de presidencia”, le ha instado.

Además, el portavoz de Cs ha lamentado que la comunidad docente “vea justamente lesionado su prestigio por culpa de unos cuantos” a los que el Govern “no pone remedio”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.