El Ayuntamiento de Palma ha decidido cerrar de nuevo este viernes con bandera roja las playas de Can Pere Antoni y Ciutat Jardí después de que se haya registrado otro vertido de aguas mixtas (pluviales y residuales) en la estación impulsora de Es Baluard y en el torrente Gros.

Según ha informado en un comunicado, las dos playas permanecerán cerradas por precaución hasta que el consistorio obtenga los resultados de los análisis de las muestras de agua.

Las pocas personas que había en ambas playas esta tarde aprovechaban para tomar el sol o dar un paseo por la arena bajo la atenta mirada de los vigilantes y la presencia de una bandera roja.

Y decepción entre un grupo de chicas que celebraban una despedida de soltera y que se han acercado hasta Can Pere Antoni con idea de lanzar a la novia al mar, cosa que no han podido hacer debido al cierre.

EL ALCALDE: “ANTES NO SE COMUNICABAN LOS DERRAMES NI SE CERRABAN LAS PLAYAS”

Esta es la quinta vez en que se tiene que cerrar una playa de Palma por vertidos al mar durante el último mes y ello se ha convertido en un nuevo motivo de enfrentamiento político.

El cierre se ha producido después de que el alcalde de Palma, Antoni Noguera, explicara en una carta abierta a la ciudadanía que en la legislatura anterior, con el PP en el poder, “no se comunicaban los derrames ni se cerraban las playas, con todos los peligros que supone jugar con la salud y la seguridad de las personas”.

Así, el alcalde ha informado que en 2012, hubo un total de 14 vertidos que no fueron notificados a nadie; en 2013 hubo siete y en 2014 se produjeron un total de 11 vertidos.

Igualmente, Noguera ha remarcado que “la depuradora del Coll d’en Rabassa tiene más de 40 años, es obsoleta y se encuentra al límite de su capacidad”, lo que, en momentos de lluvia intensa, puede suceder que sobrepase su capacidad y se produzcan vertidos puntuales

El PP: “UN CORTINA DE HUMO DE NOGUERA”

Por su parte, la portavoz del Grupo Municipal Popular de Palma, Margalida Durán, ha reprochado al alcalde que “intente ocultar su nula gestión de los vertidos con falsas acusaciones al PP”.

Las palabras de la portavoz han llegado después de la publicación de la carta abierta del alcalde y, según Durán, el propósito es “desviar la atención de su pésima gestión de los vertidos, con falsas acusaciones sobre el PP, sin datos concretos ni pruebas. No consentiremos ser la cortina de humo de Noguera”.

La portavoz ha argumentado que las mediciones realizadas por técnicos, tanto en el año 2012 como en los sucesivos, “indicaban que la calidad del agua era buena”. Para reforzar su postura, ha recordado que la playa de Can Pere Antoni obtuvo el distintivo de la bandera azul.

Además, la portavoz popular ha incidido en que en la pasada legislatura se dejó “prácticamente culminado” el proyecto para la construcción del tanque de laminación y el colector de aguas, que “hoy evitarían prácticamente al completo los vertidos”.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.