JOAO FONTE

Nuevos restos de armas, clavos de sandalias y monedas ayudarán a los expertos a reconstruir la historia no contada de cómo los romanos sometieron a las tribus de Galicia y el norte de Portugal.

Arqueólogos liderados por la Universidad de Exeter han encontrado la evidencia más antigua de la presencia de legiones en Galicia en el campamento romano de Penedo dos Lobos (Orense). Este descubrimiento significativo ayudará a redefinir la historia del período.

Hasta ahora, los historiadores habían encontrado pocas pistas sobre las acciones de los soldados romanos en estas regiones. Los hallazgos muestran que algunos grupos más pequeños de legionarios probablemente fueron enviados a misiones de exploración en la zona para investigar el paisaje, en lugar de luchar, lo que sugiere que la región ya estaba bajo control romano a fines del siglo I aC, cuando fueron acuñadas las monedas de bronce que se han encontrado.

Las monedas de bronce, que datan de los años 25-22 a. C., pensadas como pago para los legionarios, fueron acuñadas por Publio Carisio, que fue el legado de Augusto durante las Guerras Cántabro-Astures.

João Fonte, de la Universidad de Exeter, director de la investigación arqueológica, dijo: “La gente ha sugerido que las tropas romanas estuvieron en esta área, pero hasta ahora era solo una especulación. Estos hallazgos, que datan de la época de las Guerras Cántabro-Astures, realmente nos permitirá reescribir los libros de historia “.

El noroeste de Iberia fue efectivamente anexionado por Roma en el siglo I aC, pero ha sido difícil para los expertos reconstruir eventos debido a la falta de evidencia arqueológica, en particular en regiones como Galicia y el norte de Portugal. Este contexto histórico es más conocido en las áreas astur y cántabra, donde los últimos episodios de guerra tuvieron lugar en la época de Augusto.

Los hallazgos fueron descubiertos en los restos del campamento romano Penedo dos Lobos, el primero de este tipo en ser investigado en Galicia. El equipo de investigación utiliza tecnología de teledetección para encontrar antiguos campamentos militares romanos en Galicia y el norte de Portugal. Han encontrado alrededor de 20 en los últimos dos años en estas regiones y ahora están trabajando más para investigar restos que todavía podrían contener.

La tecnología de detección remota ha permitido a los expertos ver claramente los restos de las cuatro puertas que definen el recinto militar romano. Casi todo el perímetro de la muralla defensiva todavía está en su lugar. Todos fueron construidos en piedra y están excepcionalmente bien conservados.

Fonte dijo: “La evidencia que tenemos hasta ahora sugiere que se trataba de un pequeño contingente de soldados, de aproximadamente 800 a 1.000 hombres. También sabemos que no era un campamento temporal, ya que el sitio está totalmente construido en piedra, por lo que podría haber estado en la zona durante varias semanas o incluso meses. Se les podría haber encomendado misiones específicas, como cartografiar la zona o buscar recursos potenciales, como la minería. Esto demuestra que los romanos ejecutaron diferentes tipos de operaciones militares en esta parte de Iberia.

“Las legiones que marchan tienden a dejar mucha menos evidencia de ocupación, ya que solo estaban pasando, como en los campamentos romanos documentados en Asturias y Cantabria, donde hemos podido rastrear los movimientos de los soldados en estas regiones”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.