Los suplementos de vitamina D pueden promover la pérdida de peso y reducir los factores de riesgo de enfermedad cardiaca y metabólica en niños con sobrepeso y obesos, según una investigación que se presenta en la 57ª Reunión Anual de la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica. Estos hallazgos indican que la complementación simple con vitamina D puede ser parte de una estrategia efectiva para combatir la obesidad infantil y reducir el riesgo de problemas de salud graves, como la enfermedad cardiaca en la edad adulta.

La obesidad en la infancia y la adolescencia representa un problema de salud importante en todo el mundo, que conduce al desarrollo de complicaciones costosas, graves y debilitantes, que incluyen enfermedades cardiacas y diabetes, en etapas posteriores de la vida. Aunque la deficiencia de vitamina D generalmente se asocia con problemas de salud ósea, en los últimos años se ha relacionado cada vez más con el aumento de la acumulación de grasa corporal y la obesidad, y la naturaleza precisa de esta relación actualmente está siendo intensamente investigada por los científicos.

Sin embargo, el efecto de la administración de suplementos de vitamina D sobre el peso y la salud de los niños y adolescentes obesos aún no se había investigado. En su trabajo, el doctor Christos Giannios, la profesora Evangelia Charmandari y sus colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Atenas y el Hospital Infantil ‘Aghia Sophia’ de Atenas evaluaron a 232 niños y adolescentes obesos durante 12 meses, con 117 asignados aleatoriamente a recibir suplementación de vitamina D, de acuerdo con las directrices de la Sociedad Endocrina sobre el Tratamiento y la Prevención de la Deficiencia.

Al inicio del estudio y 12 meses después de que arrancara esta investigación, se evaluaron los niveles de vitamina D, grasa corporal y marcadores sanguíneos de la función hepática y la salud del corazón. El estudio informó que los niños que recibieron suplementos de vitamina D presentaban un índice de masa corporal significativamente más bajo, más grasa corporal y mejores niveles de colesterol después de 12 meses de suplementación.

“Estos hallazgos sugieren que la simple administración de suplementos de vitamina D puede reducir el riesgo de que los niños obesos y con sobrepeso desarrollen complicaciones cardiacas y metabólicas graves en la vida posterior”, dice el investigador principal, el profesor Charmandari.

El equipo ahora planea investigar los efectos de la suplementación de vitamina D en la salud de niños y adolescentes obesos que ya tienen condiciones poco saludables, como presión arterial alta, niveles altos de glucosa en sangre y colesterol alto, todo lo cual aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y diabetes

El profesor Charmandari advierte: “Aunque estos hallazgos iniciales indican que la vitamina D podría usarse en el tratamiento de la obesidad, sigue habiendo una falta de evidencia sobre la seguridad y los efectos a largo plazo de la suplementación, particularmente si no hay deficiencia de vitamina D”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.