La pérdida de peso involuntaria es el segundo indicador más importante de la presencia de un cáncer, especialmente, colorrectal, pulmonar, pancreático y renal, según han evidenciado investigadores de las universidades de Oxford y Exeter (Reino Unido) en un estudio financiado por el Instituto Nacional de Investigación en Salud y publicado en el ‘British Journal of General Practice’.

Para alcanzar esta conclusión, los expertos analizaron 25 estudios en los que participaron 11,5 millones de pacientes, descubriendo así que la pérdida de peso en mayores de 60 años está relacionada con 10 tipos diferentes de cáncer.

“Los servicios que permiten a los médicos de Atención Primaria investigar síntomas inespecíficos como la pérdida de peso son de vital importancia y se necesitan urgentemente si queremos detectar el cáncer antes y salvar vidas. La investigación coordinada en varios sitios del cuerpo podría ayudar a acelerar el diagnóstico de cáncer en pacientes con pérdida de peso”, ha dicho el investigador principal del trabajo, Brian Nicholson.

Finalmente, el coautor del estudio, Willie Hamilton, ha asegurado que el trabajo reúne “toda la evidencia publicada” y demuestra, “sin lugar a dudas”, lo importante que es vigilar el peso para salvar la vida a los pacientes con cáncer.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.