La Fiscalía Anticorrupción ha pedido el archivo de la pieza denominada ‘Carol’, abierta en la Audiencia Nacional tras la revelación de las conversaciones entre la princesa Corinna y el excomisario José Manuel Villarejo y no ve que las revelaciones sobre las actividades del Rey emérito Juan Carlos I sean “susceptibles de investigación en sede penal”.

No obstante, el Ministerio Fiscal se reserva la posibilidad de investigar las transacciones financieras internacionales sobre las que se habla en esa conversación, especialmente las relativas al cobro de comisiones por la construcción del AVE a la Meca, si bien recuerda que en aquel momento el Rey gozaba de inviolabilidad.

Estas son las principales conclusiones del informe que Fiscalía Anticorrupción ha presentado este viernes ante el Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, sobre la pieza que recoge la conversación mantenida en Londres entre Corinna, Villarejo y un empresario español en la que, entre otros asuntos, se comentan presuntas actividades ilícitas del Rey emérito.

En el intercambio, Corinna se refiere a un terreno en Marruecos que Juan Carlos I habría puesto a su nombre y después querría recuperar, al pago de unas comisiones en las negociaciones de la construcción del AVE a la Meca a cargo de un consorcio de empresas españolas y a una serie de cuentas bancarias de las que el Rey sería titular real en Suiza bien bajo nombres supuestos, bien bajo la titularidad formal de un familiar, tal y como resume el informe de la Fiscalía.

Anticorrupción detalla sobre el terreno en Marruecos que lo comentado por Corinna “no resulta susceptible de investigación en sede penal” porque, “en primer lugar, no existe ningún elemento que permita colegir que tal terreno proceda de una actividad ilícita” ya que la titularidad del mismo a nombre de ella “podría deberse, como apunta ésta, a una posible elusión fiscal”.

INDICIOS “DÉBILES” E “INSUFICIENTES”

Además, señala que “los datos, más allá de su posible trascendencia tributaria, no son suficientes para iniciar una investigación penal que tendría naturaleza prospectiva y que, en todo caso, remite a fechas en las que el entonces Rey Juan Carlos gozaba de la inviolabilidad que para el Jefe del Estado reconoce el art. 56.3 de la Constitución”.

En cuanto a las cuentas bancarias, la Fiscalía entiende que “los datos son notoriamente insuficientes para avanzar en la tramitación de esta pieza, pues aluden a una posible cuestión fiscal que no es susceptible de mayores indagaciones”.

Considera que el “hipotético requerimiento de información a las autoridades suizas”, al desconocerse incluso las ciudades concretas, “no permitiría ir más allá” de la práctica internacional conocida como ‘fishing expedition’. “Todo ello sin perjuicio de las actuaciones que pueda llevar a cabo en sede administrativa la Agencia Tributaria”, apostilla, no obstante, la Fiscalía.

Por último, en relación a las supuestas comisiones ilegales de 80 millones de euros que según Corinna, se habrían repartido entre otros la Rey emérito, por la adjudicación del AVE a La Meca a empresas españolas en 2011, Fiscalía entiende que las revelaciones en este caso son “más concretas”, pues hay “identificación del contrato, de personas y de importes del contrato y de las posibles comisiones” y estos datos “aparecen complementados por otros documentos hallados”.

No obstante, dice que “en lo que atañe a la eventual intervención del hoy Rey emérito, los indicios son extraordinariamente débiles pues consisten en la mera referencia que hace una persona que no aparece directa ni indirectamente implicada en los pagos y que tampoco manifiesta la razón de su conocimiento”.

En todo caso, recuerda que atendiendo a la fecha del supuesto pago, “también en este caso”, el entonces Rey Juan Carlos “gozaba de la inviolabilidad reconocida al Jefe del Estado”.

La Fiscalía señala que de cualquier modo, “al tratarse de un posible caso de corrupción en las transacciones comerciales internacionales, sí parece procedente iniciar una investigación”, por este delito y el de “cohecho”, aunque al margen de la instrucción sobre las actividades de Villarejo (caso ‘Tandem’) porque “ninguna conexión tiene con el mismo”.

LA AYUDA QUE CORINNA PIDIÓ A VILLAREJO

En la misma pieza ‘Carol’ hay otra parte de la conversación que afecta directamente a las actividades de Villarejo y es aquella en la que la princesa germano danesa le solicita ayuda para un “relevante ciudadano británico” en sus problemas con Hacienda en España.

Anticorrupción también interesa el archivo de esta parte porque “el tema parece quedar en una fase inicial” y si bien podrían concurrir delitos de “cohecho pasivo y cohecho activo”, a falta de mayor concreción sobre el posterior desarrollo en España de los servicios pactados, el delito se habría consumado fuera del territorio nacional.

Tal y como recuerda el informe, la persecución de este delito, al igual que el mencionado sobre posible corrupción y cohecho en transacciones comerciales internacionales, exige la interposición de querella por el agraviado o por el Ministerio Fiscal que, para ello, debe acreditar indicios de criminalidad y comprobar que la jurisdicción penal española tiene competencias. Para saber si se dan estas circunstancias, ha pedido al Juzgado la expedición y remisión de testimonio de particulares.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.