El joven que este miércoles por la mañana fue detenido cuando agredió a su pareja nada más salir del juzgado de Inca (donde fue trasladado tras pasar la noche en los calabozos de la policía por la misma razón) ha ingresado en prisión.

Hay que recordar que el individuo, de nacionalidad brasileña y 18 años de edad, dejó los juzgados con una orden de alejamiento de su pareja, a la que había agredido.

Pero de poco valió la orden ya que, inmediatamente después fue a por la mujer, cuyos horarios y rutas diarias conocía, y por lo que no tuvo ningún problema para dar con ella cuando esta esperaba un autobús en la Avenida de Jaime I.

La víctima tuvo tiempo de avisar a la policía de Inca antes de que se iniciara el ataque y ello permitió a una patrulla desplazarse de inmediato hasta el lugar de los hechos y detener la agresión.

El joven -de complexión fuerte y que se mostraba muy agresivo- fue reducido tras oponer resistencia y, una vez en el suelo, le colocaron unos grilletes. Aún así, logró darse a la fuga e introducirse en una finca cercana donde, tras subir hasta la terraza, logró saltar hasta un edificio contiguo para intentar huir.

La Policía Local solicitó entonces la colaboración de la Guardia Civil que envió a una patrulla y que ayudó a los agentes de policía a captura del agresor.

Tras ser detenido de nuevo, el agresor volvió a pasar a disposición judicial y se dictó orden de prisión provisional, por lo que ingresó en la cárcel.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.