Si algo está claro es que este 8 de septiembre pasará a la historia para la Familia Real. Tras asistir a la eucaristía de la Basílica de Covadonga, los Reyes, la Princesa Leonor y la infanta Sofía se han desplazado al exterior, concretamente a la Plaza de la Basílica donde una placa ha dejado grabada para la posteridad su visita.

Poco después ha comenzado a sonar el Himno de Asturias interpretado por la Banda de Gaitas de Cangas de Onís, un momento de lo más emotivo en el que Doña Letizia no ha podido contener las lágrimas y es que cabe recordar que es su tierra natal. Además, de lo más cercano con el resto de asturianos allí presentes, el Rey Felipe VI se ha animado a cantar este himno.

Posteriormente, la Familia Real ha saludado a todos los expresidentes vivos del Principado, así como a los responsables de la Fundación Princesa de Asturias y a los patrocinadores institucionales. Tras esto, ha tenido lugar la ofrenda ante la estatua de Don Pelayo, donde Doña Letizia se ha mostrado, una vez más, de lo más atenta con la infanta Sofía.

Durante el posado oficial junto a la estatua de Don Pelayo, Leonor y Felipe VI se han cogido de la mano, dando una sensación de unidad y complicidad en este día tan importante para la Corona. De lo más atentos con el público allí presente, la Familia Real se ha acercado a saludar a los asistentes y tras un buen rato compartiendo confidencias y fotografías, han acudido al Museo de Covadonga.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.