Un joven de 19 años, y nacionalidad cubana, ha sido detenido en Bunyola por un delito contra la salud pública después de huir de un control de la Policía

Los hechos han tenido lugar sobre las 3:15 horas cuando el motorista se ha topado con un control rutinario de la Policía Local cuyos agentes le han dado el alto. El conductor ha reducido entonces la velocidad y parecía que tenía intención de detenerse pero de pronto ha acelerado y se ha alejado del lugar a toda velocidad, desapareciendo de la vista de los agentes en unos segundos.

Los policías han salido en su persecución y han logrado dar con la moto (una Yamaha) en un callejón cercano a la Plaza Andreu Estarellas.

Ante la sospecha de que el huido podía estar escondido en un patio propiedad del Ayuntamiento, uno de los policías ha saltado al interior del mismo y ha divisado al sospechoso escondido tras un aparato de aire acondicionado.

Al joven se le ha interceptado una mochila en cuyo interior se han encontrado 31 bolsitas de plástico, 1020 euros y dos botes con una sustancia susceptible de ser marihuana. Al ser preguntado por ello ha respondido: “Cuando pillo grandes cantidades me dedico a vender pequeñas dosis”.

Tras comprobar que no tenía carné de conducir, el joven ha sido detenido como presunto autor de dos delitos: uno contra la salud pública y otro contra la seguridad vial.

Durante el recorrido hacia la comisaría el detenido ha preguntado a los agentes: “Si os doy el nombre de la persona que se lo he comprado ¿Puede haber un trato de favor hacia mí?” .

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.