@LALIGA4SPORTS

La española Carolina Marín, después de acceder a la final del Abierto de China de bádminton, ha afirmado este sábado que “el volante volaba muy rápido” y que por ese motivo tanto ella como su rival, la japonesa Nozomi Okuhara, han “cometido bastantes fallos”.

“Muy contenta por el resultado de hoy. Era un partido bastante complicado, otra vez contra una jugadora muy luchadora. Era complicado en el sentido de que el pabellón era diferente al de la semana pasada, era muy importante sobre todo controlar el volante; desde un lado de la pista, el volante volaba muy rápido, entonces ahí sí que las dos hemos cometido bastantes fallos”, dijo Marín desde Changzhou tras vencer a la nipona (15-21, 21-12 y 21-13).

“Y al final era muy importante el control del volante, así que contenta por haber sacado el partido adelante y ya preparada para mañana. Otra vez jugamos contra la china Chen Yufei, así que a disfrutar de ese partido y a darlo todo”, añadió la jugadora andaluza, en declaraciones facilitadas por su jefe de prensa.

La andaluza, así, ganó de nuevo a una oponente a quien ya había vencido la semana pasada en la final del Abierto de Japón (21-19, 17-21 y 21-11). Y su próxima rival será la local Yufei, que en la otra ‘semi’ se impuso a la también nipona Akane Yamaguchi por 21-14, 15-21 y 21-14.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.