JAVIER TUDELA, ANITA MATAMOROS Y MAKOKE/ ANTONIO G

Tras anunciarlo en sus redes sociales, ayer Anita Matamoros ingresaba en la Clínica Bruselas de Madrid para someterse a una reducción de pecho un mes después de cumplir los 18 años. Tras 24 horas la hija de Makoke y Kiko ha recibido el alta.

Aunque la influencer recurría ayer a sus redes sociales para agradecer a todos sus seguidores la preocupación y el apoyo recibido, confirmando que todo había salido bien, la joven ha vuelto a dar las gracias esta vez ante las cámaras de los reporteros al abandonar la clínica donde ha pasado la noche en compañía de sus amigos más cercanos y familiares.

Javier Tudela y su novia han sido los encargados de recoger tanto a Anita como a Makoke, que no se ha separado de la joven desde que entrase en la clínica apoyándola en esta decisión. Anita ha lucido el mismo look con el que entró, una camiseta amplia del grupo de rock Ramones, aunque en esta ocasión iba sujetándose el pecho sin ocultar la molestia por la reciente operación de disminución y colocación de los senos.

Aunque ayer Ana recibió la visita de su grupo de amigos y estuvieron a su lado tanto su hermano como su madre, no hubo rastro de la visita de su padre Kiko Matamoros, que desde que se anunciara su separación con Makoke se encuentra alejado de la familia a pesar de que lo cierto es que su hija pequeña siempre ha sido su ojo derecho y siguen muy unidos.

La decisión de Ana de someterse a esta operación ha causado polémica por su corta edad, sin embargo la influencer ha confesado que se trata de una cuestión de salud y que está plenamente convencida, descansando ahora en su casa de Madrid donde continuará con la recuperación antes de volar a Milán a finales de mes para comenzar sus estudios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.