EUREKA

Las anémonas de mar ‘Heteractis Magnifica’ contienen péptidos neuroprotectores que ralentizan el proceso de inflamación y el deterioro de las neuronas que causa la enfermedad de Alzheimer, según un estudio de la Universidad Federal del Lejano Oriente, Vladivostok, Rusia.

“Si bien el proceso de inflamación es una reacción normal de un cuerpo ante cualquier lesión, infección u otra influencia externa, la inflamación crónica puede causar muchos trastornos graves, no solo el Alzheimer, sino también la enfermedad de Parkinson, la artritis, la pancreatitis, el cáncer y otras enfermedades Las proteasas son fermentos que destruyen las proteínas. Desempeñan un papel importante en el proceso de inflamación y, por lo tanto, se encuentran entre los objetivos más deseados de nuevos medicamentos antiinflamatorio”, ha explicado Elena Leychenko, investigadora principal de PIBOC, profesor asistente y profesor de la cátedra de química bioorgánica y biotecnología de la Facultad de Ciencias Naturales, FEFU.

El péptido de tipo Kunitz HMIQ3c1 fue sintetizado por científicos en un sistema bacteriano (Escherichia coli) y es un similar del péptido contenido en los tentáculos de anémonas marinas tropicales. Los estudios genéticos revelaron un nuevo grupo de péptidos de tipo Kunitz en la anémona de mar. Utilizando la estructura del gen que codifica uno de dichos péptidos, un equipo científico de ex alumnos de FEFU sintetizó el análogo artificial de este péptido en el laboratorio del Instituto de Química Bioorgánica GA Belyakov.

El péptido sintetizado pertenece al nuevo grupo de IQ-péptidos que recibió su nombre después de dos primeros residuos de aminoácidos: isoleucina y glutamina. La sustancia tiene propiedades neuroprotectoras, es decir, previene la destrucción de neuronas. Por lo tanto, HMIQ3c1 inhibe el desarrollo de inflamaciones, incluidas las que se ajustan al modelo de Alzheimer.

Los pacientes con enfermedad de Alzheimer están sujetos a diversos trastornos neurológicos, que incluyen desorientación y pérdida de memoria. El péptido se probó en el laboratorio en las células del neuroblastoma de ratón. Resultó reducir los niveles de formas de oxígeno activo que causan daño celular. Tales formas usualmente aparecen después de que una célula es influenciada por la neurotoxina 6-hidroxidopamina, causando la muerte neuronal. El mismo mecanismo se observa en las células humanas.

“Las anémonas de mar contienen una amplia gama de sustancias biológicas que no solo tienen propiedades neuroprotectoras sino también anticancerígenas. Sin embargo, las propiedades protectoras de estas sustancias y las combinaciones en las que funcionarían adecuadamente requieren estudios adicionales. La fabricación de medicamentos de nueva generación puede iniciarse solo después de la finalización de todas las etapas de prueba, incluidas las pre y clínicas. Si se encuentran los fondos, el proceso aún tomaría de 3 a 5 años”, ha concluido Leychenko.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.