El grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA) ha puesto en marcha una campaña de revisión que afecta a 209.865 vehículos en todo el mundo, a causa de un defecto de fabricación en el sistema de frenado, según informó la empresa en un comunicado.

La compañía explicó que una investigación interna detectó que algunos vehículos podrían incorporar un sistema de frenos, fabricado por un proveedor, que no habría sido producido según las especificaciones de FCA y que habría sido instalado en algunas unidades durante la pasada primavera.

Fiat Chrysler señaló que, en los vehículos muy nuevos y con bajo kilometraje, se podrían encontrar burbujas de aire en el líquido de frenos, lo que afectaría de forma negativa, en determinadas circunstancias, al sistema, aumentando la distancia de frenado.

La corporación automovilística italoestadounidense explicó que esta medida afecta al Dodge Journey, así como al Dodge Grand Caravan de entre 2017, además de a los Jeep Compass y Cherokee.

Fiat Chrysler destacó que en Estados Unidos están afectadas 154.337 unidades por este problema, mientras que en Canadá la firma revisará 19.066 unidades y unas 900 unidades en México. Fuera de Norteamérica, la compañía llamará a talleres a 35.562 vehículos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.