El pilates ayuda a la mejora de la vida sexual, ya que al liberar serotonina ayuda al organismo a tener un bienestar físico y psicológico, según han señalado desde los centros Soluna.

Todo ello en marco de que al fortalecer la zona muscular pélvica, puesto que a través de este entrenamiento se gana flexibilidad, ayuda la mejora de “orgasmos más duraderos e intensos”, han especificado los expertos de los centros.

Sin embargo, este no es el único beneficio del pilates; también se usa como un método de preparación al parto, y de recuperación de lesiones. En concreto, existen lesiones que requieren desarrollar fuerza y elasticidad muscular, algo que se puede encontrar controlando de forma consciente el movimiento, la fuerza y la postura.

Entre los diferentes usos que se da al pilates, se encuentra la reducción del estrés, puesto que el movimiento del cuerpo está condicionado por diferentes emociones y al final existe “una innegable conexión entre cuerpo y mente”, han asegurado.

El bienestar de la mente corresponde al buen funcionamiento del cuerpo y a la inversa, han insistido, “es por eso que la práctica de pilates ayuda a liberar tensiones y estrés de forma involuntaria y actúa de forma parecida a como lo hace el yoga, ayudando a liberar un 30 por ciento de estrés adicional a otras prácticas”.

Por último, el pilates ayuda estilizar el cuerpo, utilizándolo de forma complementaria a las dietas para poder ayudar a moldear algunas zonas poco tonificadas. No es el ejercicio “que se conoce con mayor efecto adelgazante, pero tampoco se le conoce sus virtudes puesto que es una disciplina que tonifica todo el cuerpo: brazos, pantorillas, glúteos, etc”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.