Los Mossos d’Esquadra advirtieron el pasado mes de junio al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga los atentados terroristas de hace un año en Barcelona y Cambrils, de movimientos sospechosos por parte de Hicham Abouyaaqoub, –hermano del conductor de la furgoneta de las Rambas y uno de los terroristas abatidos en Cambrils, respectivamente– y dos de sus amigos por comprarse en febrero tres disfraces de Policía en una tienda de Vic (Girona).

Los agentes siguieron todos sus movimientos en días posteriores coincidiendo con las fiestas de Carnaval y concluyeron que no se les observó disfrazados de policías ni realizando ningún ilícito penal o acto preparatorio de atentado alguno, pero mantuvieron sus sospechas. Y como “se desconoce el motivo por el cual adquirieron los disfraces de policía o si éstos serán utilizados en el futuro”, optaron por poner los hechos en conocimiento del Juzgado Central de Instrucción número 4.

En ese contexto, el magistrado dictó una providencia el pasado 8 de junio, según consta en el sumario del caso, al que ha tenido acceso Europa Press, para poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía de la Audiencia Nacional “a los efectos que considere oportunos”.

Del oficio entregado al juez se concluye que Hachim –hermano de Younes, el conductor de la furgoneta Younes, y de Houssaine, posteriormente abatido en Cambrils– sigue siendo observado por las fuerzas y cuerpos de Seguridad por orden de la Audiencia Nacional, y en cumplimiento de esta ordren los agentes observaron y aportaron prueba fotográfica de cómo el pasado 2 de febrero Abouyaaqoub fue recogido por un amigo y, tras encontrarse con un tercero fueron a una tienda de “disfraces y petardos ” en Vic donde se les vio probarse los disfraces de policía “con chaleco que simulaba ser antibalas”.

APROVECHANDO LOS CARNAVALES PARA PASAR DESAPERCIBIDOS

“No cabe decir que este hecho resultó especialmente sorprendente para los investigadores, siendo tan recientes los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) donde fallecieron varios de sus amigos o incluso dos hermanos de Hicham Abouyaaqoub”, afirma el oficio de los Mossos, que justifican así el dispositivo de vigilancia y seguimiento efectuado sobre este grupo en los días posteriores, que coincidían además con la celebración de los festejos de carnaval que se celebraran esos días en numerosas poblaciones catalanas.

Se prestó una especial atención a los días 11 y 17 de febrero, en los que se celebraban los carnavales más importantes por ser los que congregaban más afluencia de público en la zona de Girona y de los cuales se efectuaron las correspondientes actas.

Durante esos días los sospechosos realizaron diferentes movimientos en vehículos y coincidiendo con el desfile de Carnaval en Ripoll el segundo de esos días se vio a unas personas observar dicha marcha desde uno de los balcones de la vivienda, sin poder precisar si se trataba de los investigados.

CALLES DE GRAN AFLUENCIA

En todo caso, en las conclusiones de su informe los Mossos indican que “el dispositivo llevado a cabo por agentes adscritos a esta Área Central de Información Exterior tuvo como finalidad tener vigilados a los investigados, prestando especial atención a los días de celebración de carnaval y a las poblaciones a las que pudieran dirigirse donde se celebraran carnavales y rúas con gran afluencia de público”.

Concluye que “el dispositivo garantizó la seguridad colectiva y los investigados estuvieron vigilados ante el riesgo de una posible amenaza que finalmente no se consumó”, si bien los hechos han sido puestos en conocimiento del juez y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.