Mantener unos niveles óptimos de vitamina D en el paciente oncológico aumenta los años libres de enfermedad y disminuye la mortalidad tanto global como la relacionada con la propia patología, esencialmente en los casos de tumor mama y colon, según ha comentado el especialista en Endocrinología y Nutrición y director del instituteMYM, Centro Médico Teknon del Grupo Quironsalud, Juan Ybarra Muñoz.

“Aunque todavía faltan estudios clínicos que permitan deducir una conexión causal entre ciertos tipos de cáncer y la vitamina D, a día de hoy sí sabemos que existe entre ambos factores una relación directa, especialmente en los cánceres de mama y colon”, ha comentado en el marco de la I Jornada de Atención Multidisciplinar del Paciente Oncológico, organizada por instituteMYM en el Centro Médico Teknon en Barcelona.

Por esta razón, se recomienda mantener, desde el mismo momento del diagnóstico y de forma constante, unos niveles de 25OH-Vitamina D iguales o superiores a 50 ng/ml y, al mismo tiempo, efectuar controles trimestrales para monitorizar dichos niveles y evitar toxicidad.

Además, para hacer frente a una posible insuficiencia de vitamina D (concentración de 25OH-Vitamina D igual a 20-29 ng/ml) o a un déficit (25OH-Vitamina D igual a 10-20 ng/ml), existen distintos tratamientos disponibles en la actualidad. Sin embargo, a la hora de analizar las diferentes opciones terapéuticas en los pacientes oncológicos, el doctor Juan Ybarra ha apuntado a calcifediol como una opción terapéutica con buena biodisponibilidad, eficacia y seguridad.

Asimismo, en el encuentro los especialistas han puesto de manifiesto la importancia de mejorar el diagnóstico y tratamiento del estrés, la fatiga y el dolor en los pacientes con cáncer, ya que estos tres problemas de salud comportan una importante carga tanto para el propio paciente como para su entorno.

“La esfera biopsicosocial de estas personas es particularmente frágil. Por eso, además de hacer un esfuerzo en la detección de estos componentes, una vez descritos, también debemos abordarlos desde una óptica multidisciplinar, esto es, desde los ámbitos de la nutrición, psicología, fisioterapia, farmacología o acupuntura, con el fin de mejorar tanto su pronóstico como su calidad de vida”, ha argumentado el especialista en Reumatología y director médico de instituteMYM, Centro Médico Teknon de Barcelona, Juan Muñoz Ortego.

Por esta razón, este encuentro ha sido dirigido, desde una óptica multidisciplinar, a todos los profesionales sanitarios que intervienen a lo largo de todo el proceso asistencial de un paciente oncológico, como especialistas en Medicina Interna, Medicina de Familia, Oncología, Radio-oncología, Endocrinología, Psiquiatría, Nutrición o Rehabilitación.

“El abordaje integral nos otorga una visión 360 grados de los pacientes y esto nos permite adaptar y personalizar el tratamiento a medida, dependiendo de los problemas y las necesidades de cada momento”, ha apostillado el doctor Muñoz Ortego.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.