Foto: Reuters

Unos 490 centros de votación tuvieron que cerrar el domingo durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Malí, debido a la amenaza yihadista, que persiste en varias zonas del país, según ha informado este lunes el Gobierno.

Estos 490 colegios electorales representan el dos por ciento del total, frente a los 871 que sufrieron la misma suerte en la primera vuelta del pasado 29 de julio –un cuatro por ciento–, por lo que la cifra incluso puede considerarse un logro.

Miles de soldados fueron movilizados para garantizar la seguridad de la segunda vuelta, después de que en la primera ronda unas 250.000 personas se vieran afectadas por la violencia.

El Grupo Ciudadano de Observación de Malí (POCIM) ha informado de que ha habido un “clima de tensión persistente en algunos centros de votación en Segou, Bamako y varias otras localidades” durante la votación.

Hombres armados han atacado varios centros de votación. En uno de estos ataques, ha muerto el presidente de la oficina electoral de la aldea de Arkodia, según el POCIM.

El actual presidente, Ibrahim Boubacar Keita, que ganó la primera vuelta con un 41 por ciento de los votos, aspira a revalidar el cargo derrotando al líder opositor Soumaila Cisse. Los resultados oficiales se anunciarán en los próximos días.

La participación electoral ya fue baja en la primera vuelta, del 42 por ciento, cuatro puntos menos que en los anteriores comicios, celebrados en 2013, y se espera que la del domingo sea aún más baja, en torno a un 22 por ciento, de acuerdo con el POCIM.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.