SOS Mediterranée

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha vuelto a rechazar el desembarco en alguno de los puertos italianos del Aquarius, el buque de rescate operado por SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, que lleva a bordo a 141 inmigrantes y refugiados que fueron rescatados en aguas del Mediterráneo central el pasado viernes.

“Propiedad alemana, fletado por la ONG francesa, tripulación extranjera, en aguas maltesas, volando la bandera de Gibraltar. ¡Puedes ir adonde quieras, no a Italia!”, ha escrito Salvini en un mensaje publicado en su perfil personal de Twitter, en el que pide “detener a los traficantes de seres humanos” y a sus “cómplices”.

El buque Aquarius, que se encuentra en aguas internacionales entre Italia y Malta, ha reclamado un puerto seguro, pero no ha obtenido hasta ahora respuesta por parte de ningún gobierno europeo para poder desembarcar.

El pasado mes de junio, este mismo buque de rescate pasó nueve días a la deriva con 629 migrantes. Italia y Malta no autorizaron el desembarco en ninguno de sus puertos y, finalmente, España le ofreció el puerto de Valencia para amarrar. Los más de 600 pasajeros recibieron un permiso especial de 45 días de estancia por razones humanitarias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.