ANECPLA

Investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza) han descubierto un nuevo enfoque con dos receptores en la médula espinal y un fármaco experimental que suprime el picor, tras una serie de experimentos en ratones y perros a los que aliviaron con éxito diferentes formas de picazón aguda y crónica.

“Todo el mundo conoce la sensación de picor desagradable después de haber sido mordido por un mosquito. Afortunadamente, se puede aliviar con una cantidad de medicamentos disponibles en el mercado. Sin embargo, estos fármacos son en gran medida ineficaces cuando se trata del implacable y debilitante deseo de rascarse que experimentan los pacientes que padecen enfermedades de la piel, los riñones o el hígado”, explican los investigadores.

Hanns Ulrich Zeilhofer, profesor del Instituto de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Zúrich, y su grupo de investigación han descubierto una nueva forma de aliviar el picor. Utilizaron un fármaco experimental para aumentar el efecto de neuronas específicas en la columna vertebral que evitan que las señales de picor se transmitan al cerebro.

Los científicos habían localizado y descrito previamente estas neuronas hace tres años. Desde entonces, han utilizado modelos genéticos de ratón para identificar dos receptores específicos que controlan el efecto de las neuronas espinales. Son parte de un gran grupo de receptores que se activan por el aminoácido transmisor ácido gamma-aminobutírico, o GABA. Con estos receptores GABA, las benzodiazepinas, una clase de medicamentos utilizados para tratar el insomnio, la ansiedad o la epilepsia, interactúan.

El fármaco experimental utilizado por los investigadores en su estudio, que se desarrolló originalmente como un medicamento para la ansiedad, interactúa con los dos receptores identificados. En sus experimentos, los farmacólogos pudieron demostrar que no solo suprime el picor agudo, sino que también es efectivo contra el picor crónico.

Los ratones que se administraron con el medicamento se rascaron con menos frecuencia, y sus cambios en la piel sanaron significativamente más rápido que en los animales que recibieron un placebo. El mismo efecto de supresión del picor también se observó en las pruebas con perros llevadas a cabo por los investigadores, en cooperación con el Departamento de Veterinaria de la Universidad de Zurich. Además, el fármaco no causaba efectos secundarios obvios no deseados.

Hanns Ulrich Zeilhofer es optimista sobre los resultados del estudio: “Confiamos en que la sustancia que probamos también será efectiva en los humanos. Al igual que los seres humanos, los perros también suelen sufrir picor crónico. Por lo tanto, también pueden beneficiarse del enfoque”.

Los investigadores ven un “gran potencial” en su descubrimiento y han presentado una solicitud de patente. Están cooperando con compañías que desarrollan el compuesto como un medicamento para uso en medicina humana y veterinaria.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.