Cala Saona

Las playas de Illetes y Cala Saona, en Formentera, son las que soportan más presión sobre las praderas de posidonia, aunque se ha constatado un descenso en el número de fondeos debido a la vigilancia y mayor concienciación, según un estudio realizado por el GEN-GOB.

Según ha informado el Consell, el GEN-GOB ha llevado a cabo la segunda tanda de los trabajos de campo contemplados en el proyecto ‘Posidonia y usos marinos sostenibles en Formentera’, financiado con fondos recaudados en el primer Save Posidonia Project.

En agosto, según el estudio, se han localizado casi 400 barcos fondeados en el litoral de Formentera.

Los trabajos de campo se han centrado en cuantificar la presión de los fondeos sobre posidonia en el litoral de la isla y evaluar la conservación de la planta. Para ello, se han realizado salidas para geolocalizar in situ las embarcaciones fondeadas sobre praderas, arena, roca y ‘Cymodocea nodosa’.

Además, se ha realizado un seguimiento de los barcos fondeados sobre litoral a través del sistema ‘Automatic Identification System’, que permite a las embarcaciones comunicar su posición.

Con inmersiones, se ha caracterizado el estado de conservación de la planta marina. Según el Consell, del análisis de los datos recopilados se desprende también que este año hay menos barcos que la temporada pasada, cuando se cuantificaron 760 embarcaciones.

La consellera de Medio Ambiente, Daisee Aguilera, ha valorado el descenso de fondeos sobre posidonia, animando a participar en la segunda edición del Save Posidonia Project.

En septiembre, según el Consell, tendrá lugar la tercera tanda de los trabajos del proyecto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.