La Guardia Civil ha detenido a diez personas, cinco como presuntos autores de un delito de robo con violencia y cinco como presuntos autores de un delito de encubrimiento y receptación.

Las investigaciones comenzaron a raíz de un robo con violencia ocurrido el pasado 23 de abril en una vivienda situada en una zona aislada próxima al Castell de Alaró. Las víctimas fueron dos mujeres de avanzada edad a las que lograron sustraer una caja fuerte en cuyo interior había unos cincuenta mil euros. Ambas mujeres, de unos 80 años, tuvieron que ser atendidas por el estado de shock producido por la violencia del hecho y por la situación de superioridad de los autores.

La Guardia Civil de Inca  abrió una investigación que bautizó con el nombre de “Operación Castlewing” que ha esclarecido  las circunstancias del delito. La noche del hecho, tres de los asaltantes, ataviados con pasamontañas, accedieron a la vivienda tras fracturar la puerta. Ya en el interior, inmovilizaron a las dos víctimas y las intimidaron  con armas blancas mientras otros dos realizaban labores de vigilancia en el exterior y facilitando la huida en un vehículo.

Igualmente se procedió a la detención de otras cuatro personas por la comisión de los delitos de encubrimiento y receptación, por el auxilio a los autores en el desvío de parte del dinero, llevando a cabo transferencias de dinero a través de empresas de envío de dinero, cuyo destino era Marruecos.

Sin embargo, los agentes que investigaron los hechos llegaron a la conclusión de que los autores habían actuado bajo un plan preconcebido y contaban con información detallada del objetivo, lo que les hizo sospechar de la existencia de una persona vinculada o que pudo estarlo al restaurante que las víctimas regentaban. Todo ello desencadenó en la detención de un cooperador necesario, quien facilitó los datos al cabecilla de la banda.

Ocho de los detenidos son de origen magrebí, uno polaco y otro alemán, todos ellos de edades comprendidas entre los 21 y los 29 años que vivían en la zona del Arenal de Palma e Inca y con un amplio historial delictivo.

Algunos de estos tomaban muchas precauciones para no ser descubiertos llegando uno de ellos a utilizar tres líneas diferentes de teléfono en un plazo de apenas dos meses. Tras pasar a disposición judicial, los cinco autores materiales del hecho ingresaron en prisión.

Las investigaciones posteriores han permitido comprobar que los detenidos gastaron una cantidad enorme de dinero en ocio, ropa y juego, llegando a gastar en una noche más de once mil euros en la ruleta en un salón de juegos de Palma.

Igualmente, se detectó un envío de varios miles de euros a Marruecos realizado por uno de los detenidos.

En los registros domiciliarios que se practicaron, se recuperó documentación relevante sobre las cantidades de dinero desviadas y se procedió al bloqueo de sus cuentas bancarias así como de los productos financieros de cada uno de los implicados.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.