Un conductor fue detenido ayer noche tras agredir a un agente cuando este procedía a su identificación y levantaba acta después de que cometiera varias infracciones.

Poco antes de las nueve de la noche la Policía Local recibió una llamada avisando de que un vehículo había entrado en la calle Romero de Torres desde la calle Ceres golpeando a otro coche estacionado y que, tras circular unos metros, había aparcado en un vado.

Una patrulla de la Policía Local se personó en el lugar y comprobó que, efectivamente, había un coche con daños y otro estacionado en un vado que coincidía con la descripción aportada. Además, descubrieron que un hombre estaba durmiendo en el asiento trasero del mismo así que le despertaron para someterle a una prueba de alcoholemia.

El conductor apenas podía mantenerse en pie y, tras caer en dos ocasiones, los agentes lograron que soplara dando una tasa de 1,03 (cuatro veces más que la permitida para circular). Sin embargo, no hubo posibilidad de repetir la prueba pues además de apenas poder tenerse en pie el individuo mostraba renuencia a ello y alternaba estados de abatimiento y de agresividad.

De hecho, cuando los agentes estaban procediendo a su identificación y levantando acta de lo ocurrido, el conductor -que no tenía la condición de detenido- golpeó por sorpresa a uno de los agentes, por lo que fue reducido y, ahora sí, pasó a estar detenido.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.